Torques de Langreo. Foto Perea Caveda, Alicia. IVDJ

Sorprendentemente una de las cosas que más preocupan a mucha gente sobre la historia de los astures es si son celtas o no. Es una pregunta que me hacéis con frecuencia y que tengo que decir que no tiene una respuesta fácil (en mi opinión), como os voy a intentar explicar en este artículo.

Adelanto que hay mucha gente que te dirá «si», o «no» y ya está. Perfecto. Yo no soy de esos, ya sabéis que me gusta argumentar mi opinión y alejarme de dogmas y creencias. Por tanto, esperaré a la última parte del post para responder, pero seré breve 🙂

Lo celta y el celtismo

Es un tema que me gusta mucho. De hecho he publicado algunos artículos en este sentido. Podríamos definir el celtismo como un movimiento social y cultural que tuvo su origen en las islas británicas en el siglo XVII, y lejos del carácter que tomó en los siglos siguentes, comenzó siendo una explicación del origen de las lenguas autóctonas insulares. El concepto, por resumir, se usó para diferenciarlas del galo, que era la lengua celta continental (por entonces el celtíbero no se conocía tan bien como ahora). En seguida se asociaron lengua e identidad, y nació el binomio de eres celta si hablas una lengua celta. Una idea que sigue viva para definir lo que es celta y no celta en la actualidad… (y que ya casi nadie, excepto los británicos, como es lógico, acepta).

Si aplicamos ese criterio a los pueblos de época prerromana podemos pensar que tendrían una cultura material concreta, así que con el tiempo, al criterio de la lengua se añadieron otros. Celta, por lo tanto, pasó a identificar a una cultura material concreta de la Europa de la Edad del Hierro, y celtas eran todos aquellos que en la Antigüedad hablaban una lengua celta y que tenían una cultura material identificable con Hallstatt y La-Tène. Dos yacimientos de centro Europa que definieron tanto la cultura material como el estilo artístico de lo celta en el primer milenio antes de Cristo.

A este criterio se añadió la religión. Más complejo, pero basado en la arqueología y las fuentes escritas, se pudo reconstruir un panteón (apenas a grandes rasgos) de las creencias celtas (galos y britanos) de ese periodo. Ya tenemos los tres ingredientes que definen una cultura.

Mapa de la Céltica europea según las fuentes clásicas. CC

Por tanto, celtas serían los pueblos que comparten: lengua, religión y cultura material concreta. En las fuentes clásicas aparecen en un espacio que abarca desde el Danubio a la península ibérica. En este enorme territorio los pueblos mediterráneos se encontraron con una serie de culturas periféricas, a las que llamaron bárbaros (que venía a significar los que no hablan griego o latín) que, en algunos casos, se identificaban así, como keltoi, pero en muchas otras ocasiones no, como podemos constatar por las fuentes escritas, y aquí empezaron a complicarse las cosas.

Te puede interesar   El castro de la Peña del Hombre tendrá centro de interpretación

Celta no es un concepto estanco ni estático, ni lo fue en el pasado. La arqueología nos ha enseñado que hay pueblos que podrían encajar en una cultura totalmente «celta» por su registro material mientras que en las fuentes no aparecen reflejados así en absoluto. Por ejemplo, en las islas británicas no aparece en ninguna fuente la palabra celta, ¿no lo eran?. Otros presentan una cultura material celta y sin embargo utilizan una lengua no reconocida como tal. En definitiva, tenemos que manejar con mucho cuidado el concepto.

Y qué pasa con las tribus de la península ibérica

En las fuentes sobre Hispania tenemos pueblos que aparecen nombrados específicamente como celtas por los geógrafos mediterráneos. El que estuvieran situados al lado de otros que no son nombrados así por ellos, ha supuesto el que no se les etiquetara como celtas desde entonces. Pero la Edad del Hierro de la península es un tema mucho más complejo de lo que parece contarnos Estrabón, o Plinio el Viejo. Esas fuentes son muy poco precisas, por desgracia, para el norte y noroeste de la península, y en definitiva, no son tratados de etnografía, sino de historia teñida de propaganda, lo que dificulta mucho su interpretación.

Por tanto tenemos que recurrir a otras fuentes, como la arqueología, la lingüística, la onomástica, la epigrafía, etc… en busca de respuestas. ¿Tenemos alguna manera de determinar el «celtismo» de esas etnias?. La respuesta es que si, pero antes tenemos que diseccionar un poco más nuestro objeto de estudio. Os explico por qué.

Mapa del Conventus Asturum. Fanjul Peraza (2019)

El concepto de «astur», como el de «galaico» no es el mismo antes y después de la llegada de los romanos al territorio. Astures, por definición, eran los que vivían a orillas del río «Astura», el Esla actual. Tras la implantación por parte de Roma de las distintas demarcaciones territoriales, esos términos pasaron a definir a conjuntos de pueblos que habitaban dentro de esos límites.

Te puede interesar   ¿Cuántos castros hay en Asturias? (y por qué)

En algunos casos existen dudas de que podamos mantenerlos o no dentro de ellos. Así que, si ni siquiera podemos afirmar con seguridad que todos son astures… ¿Podemos decir con seguridad que todos son celtas?… en mi opinión no. De ahí la complejidad de la pregunta.

Entonces ¿Los astures eran celtas?

Parece que la agrupación de los distintos pueblos de cada conventus se hizo en base a determinadas afinidades culturales, de lengua, religión, etc que los romanos encontraron en su expansión hacia el norte. Sin embargo, disciplinas como la lingüística, nos ofrecen datos contradictorios entre unos pueblos y otros. Por ejemplo, la onomástica nos dice que la mayoría de nombres recogidos en la epigrafía Zoela no responden a un tipo céltico, mientras que la metalurgia o la lengua de los pueblos transmontanos del centro de Asturias, como los Luggones, parecen claramente celtas.

En el centro-este de la península tenemos a los celtíberos, que en las propias fuentes son definidos como una mezcla entre celtas venidos de la Galia e íberos (tribus de Iberia). Su lengua, cultura material y religión tiene paralelismos al otro lado de los pirineos, ya que su procedencia es claramente continental. Son celtas y su cultura material estaba en expansión hacia el mundo astur y galaico en el momento que Roma invade Hispania. Sin embargo, se diferencian bastante de lo que se considera cultura celta insular, que por otro lado es la que parecen presentar todos los pueblos ribereños del atlántico europeo. ¿No son celtas los pueblos de la Edad del Hierro irlandesa?.

Diadema de Moñes, Asturias. MAN. Considerada arte figurativo céltico lateniense en la península.

Volviendo a los astures. La cultura material de los Amacos, o los Lancienses, está muy asimilada con la de sus vecinos Vacceos, considerados célticos, y así podríamos seguir poniendo muchos ejemplos. Hay epigrafía que nos habla de culto a dioses lusitanos. La propia lengua lusitana no es aceptada como celta, sino como proto-celta, por gran parte de la paleo-lingüística española, no así por algunos (pocos) autores británicos, que consideran que la lengua celta nace precisamente en el occidente de la península ibérica.

Te puede interesar   La estela de Duesos

Por tanto, como podéis ver, no hay una respuesta sencilla para esta pregunta. Por lo que cuando alguien os conteste simplemente con un «si» yo dudaría si sabe de lo que habla.

Sin embargo, en muchos otros pueblos que componían la etnia astur hay características claramente célticas. Nombres de persona de raíz celta en la epigrafía, cultura material en metalurgia (torques, diadema de Moñes, fíbulas de estilo lateniense, etc…) religión, en la toponimia del paisaje. Desgraciadamente la cultura material no está tan bien documentada como en otras partes de Europa, ni siquiera de España, así que seguro que a medida que se excave más veremos cosas sorprendentes en este sentido.

Entonces, repito, si cultura material, lengua y religión son celtas, creo que podemos decir que ese pueblo es celta, y algunos pueblos astures sí lo parecen. Negar su celtismo en absoluto es tan absurdo con meterlos a todos debajo del mismo paraguas, y no olvidemos una cosa fundamental. El concepto de celta tal y como lo manejamos hoy en día es un constructo académico de apenas dos siglos, que tendría poca o nula importancia hace 2000 años para gentes que se denominaban a sí mismos, zoelas, luggones o amacos, sin más.

Una consideración final. Si no son celtas ¿qué son?

Esta es otra pregunta que acaba surgiendo en estas charlas de café. Mi respuesta es simplemente que nuestros pueblos de la Edad del Hierro tienen unas culturas tan fascinantes, que es perder el tiempo definiéndolas como celtas o no. En mi opinión lo celta no llega a representar la totalidad de los matices de esas culturas, que tienen elementos claros de la Edad del Bronce, e incluso anteriores. Pervivencias de culturas que poblaron el occidente europeo de clara raíz local, y que supieron asimilar las distintas tradiciones que llegaron a la península ibérica para crear una cultura propia y maravillosa.

Si no son celtas, son astures, ¿es que hace falta más?.

Artículo anteriorEl proyecto de restauración y apertura de la Era del Moro, León. Puesta en valor de la muralla tardoantigua
Artículo siguienteSegunda campaña arqueológica en La Sobia, Teverga

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí