Las médulas (o miédulas) de la Cepeda. Explotación minera romana. Foto La nueva crónica.

El conventus asturum tenía su capital en Asturica Augusta. Pero antes de que el territorio astur fuera reorganizado por Roma, este lugar estaba poblado por los Amacos, uno de los populus que conocemos gracias a la geografía de Ptolomeo. No son muchos los datos que podemos decir de ellos, pero vamos a intentar recopilar algunos en este post.

Los Amacos en las fuentes

La única referencia que tenemos de este pueblo aparece en Ptolomeo que indica las rutas que discurren por esta parte de Hispania entre los conventus asturum, lucense y bracarense, diciendo que

Al Oriente de éstos (los galaicos) se encuentra Asturia y en ella las siguientes ciudades:[…]

De los amacos,
Asturica Augusta 9º 30′  44º

(Ptol. II, 6, 28-37)

Plinio nos habla de Asturica  en su párrafo dedicado a los 22 pueblos de los astures, pero no los menciona. Creo que de no ser por la fundación de esta ciudad en su territorio prácticamente no sabríamos de la existencia de este pueblo, ya que no vuelve a aparecer en las fuentes más allá de los itinerarios posteriores y tampoco deja testimonio en la epigrafía.

Los Amacos
Fotografía donde se puede ver el foso doble del campamento romano de la Legio X

Bueno, esto no es exacto. En la España Sagrada del Padre Flórez 1 se recoge una referencia confusa que ha sido utilizada para determinar el origen prerromano de la ciudad de Astorga, y además como prueba adicional epigráfica de los amacos. Se trata de una inscripción numismática que aparece por primera vez en la obra de Cristobal Cellarius 2 y en la que aparecería esta leyenda: COL. ASTVRICA AMAKVR AVGVSTA.

La leyenda de esta moneda nos hablaría de una Astvrica amakvr que tiene el rango de colonia y que recibe el epiteto de Augusta. Cellarius es quien defiende que «Amakvr» es el nombre antiguo, es decir, indígena de la ciudad, por lo que tendría una antigüedad mayor que la de la fundación romana.

Viene a decir algo así como que Astvrica Amak(vr) era el nombre indígena de la ciudad (nomen pristinum urbis est), tomando su nombre de una de las gentes entre las que estaban divididos los astures, y que aparece citado en Ptolomeo.

El propio Flórez duda mucho de la veracidad de esta información considerándolo en el mejor de los casos como un error de transcripción y hasta el momento no se ha documentado ninguna ceca en Asturica hasta Recaredo, Suintila y Chindasvinto, ya en el siglo VI. La arqueología por su parte no ha mostrado ninguna prueba de la existencia de una ciudad anterior al campamento romano, a pesar de que según Fray Juan Gil de Zamora, que escribe en el siglo XIII diga que la ciudad se fundó «300 años antes» de Cristo, en base a las cronologías antiguas que narraban hechos medio históricos medio legendarios, y que atribuían la fundación de la ciudad de Astorga a un guerrero griego llamado Astyr que daba nombre a todos los astures.

Los Amacos
Réplica del torques de Astorga. Museo romano de la ciudad. 2022
Territorio Amaco

En el territorio que tradicionalmente se ha considerado como solar de este pueblo es el de la comarca histórica de la Cepeda, en León. Por darle una ubicación concreta limitaría al norte con la comarca de Omaña, El Órbigo al este, con la Maragatería por el sur y hacia el oeste con El Bierzo. Además la maragatería, en la que se ubica Astorga, estaría dentro de su territorio, con el Teleno como accidente más destacado del paisaje

Es un lugar tradicional de paso, en las vías que acceden al Bierzo y se dirigen a territorio galaico, además de la ruta tradicional que desde el sur asciende en la que actualmente se conoce como vía de la plata. No es extraño que fuera elegido, además de por otros factores, como lugar de fundación de la capital del conventus en tiempos de la conquista.

Floro3  hablando de la fundación de Asturica nos da algo más de información sobre el territorio amaco. Dice que que favoreció la elección del sitio para construirla «la naturaleza de la región circundante, rica en oro, malaquita, minio y otros productos».

 

Los Amacos
Teleno nevado. Foto Rodelar. CC
-El Teleno

Sería necesario escribir un artículo completo sobre este monte ya que la importancia que parece tener entre los astures cismontanos es suprema. Sirva como referencia que es uno de los accidentes geográficos que se puede observar desde toda la zona de los Amacos, y probablemente un referente astronómico para estos pueblos. Su toponimia está refrendada por un hallazgo arqueológico.

Los Amacos
MARTI TILENO. Fotografía de Raúl Fernández Ruiz. MAN

Se trata de una pequeña placa de plata que lleva inscrito MARS TILENVS con letras de oro.  Es una de las representaciones más significativas de un sincretismo religioso entre dioses astures y romanos, creado ya en el siglo III d.C. y que procede de la villa romana de Quintana del Marco en León. Actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional

Más que un dios de la guerra se trata de una advocación a un dios protector de la agricultura 4 Sin duda estamos ante un caso de divinización de un espacio natural, al modo de otros en territorio astur.

Los Amacos en la arqueología

Se han producido numerosos hallazgos casuales y se documentan piezas de orfebrería castreña desde finales del siglo XIX. Una de las más conocidas es el torques de Astorga, que en realidad se encontró en los alrededores, no en la ciudad, obteniendo su nombre del sitio donde se vendió.

Los Amacos

Se han inventariado varios poblados fortificados en esta zona. Concretamente los de Carneros (en donde se encontraron varios torques), Sopeña, Quintana o el de Vega de Magaz (con fíbulas celtibéricas que están en el Museo de Léon y terra sigillata abundante así como cerámicas de tipo meseteño). En la zona hay documentada una leyenda relacionada con el castro.

En la Maragatería se han documentado El Castillo, La Magdalena (cerca de Castrillo de los Polvazares, también conocido como la Mesa), Pedrero (una corona minera) o Piedralba y otros varios más… todos ellos a excepción del de la Magdalena poco o nada excavados.

Los Amacos
Vitrina del Museo romano de Astorga donde se encuentra la réplica del torques. 2022

Este castro es el que mejor se ha estudiado. Es el típico asentamiento con forma de cerro amesetado, de forma ovalada, con una superficie aproximada de una ha. Ha habido campañas de excavación en 2006, 2009 y 2010 impulsadas por el Ayuntamiento de Astorga.

De aquellas excavaciones se dedujo que la fundación del castro debió ser en la Edad del Bronce, en consonancia con los castros más antiguos de la cultura castreña entre los astures. En la Edad del Hierro se configura como un poblado fortificado de base agrícola y ganadera, seguramente con un centenar de habitantes aproximadamente. Se documentan viviendas circulares, una de ellas con una especie de banco corrido (?)

Los Amacos
Excavaciones en el castro de la Magdalena. Foto Juan Carlos Campo

En época romana se le pone en contexto de las explotaciones auríferas de la zona, momento en el que aparecen talleres de metalurgia del hierro relacionados con la minería. Su posición intermedia entre la capital y las minas le da más relevancia a esta teoría. A este periodo pertenece una fase constructiva nueva del castro que ya denota un cierto urbanismo.

Otro castro importante es el de Castro Colorado, que aparece en una investigación en relación con un conjunto monetario encontrado en él. 5Hablo sobre este sitio al final de este artículo

Una síntesis sobre estos castros la encontramos en el trabajo sobre los castros del oeste de la meseta de Esparza6 que les atribuye una serie de características que permitiría englobarlos en la primera Edad del Hierro en la cultura del Soto de Medinilla, con pequeñas diferencias de matiz respecto a los castros de montaña de más altura, que Almudena Orejas 7considera coetáneos pero diferentes.

Esparza cree que el proceso de fundación de estos asentamientos tuvo lugar en torno al siglo VII a.C. y que se produjo como un avance de esta cultura por los cauces de los ríos Eria, Duerna, y Tuerto

Los petroglifos de Castro Colorado

El territorio amaco es conocido por la presencia de petroglifos en él. Son de tipo atlántico y se trata de representaciones de cazoletas, laberintos, podoformes, herraduras…

Su cronología es anterior a la etnogénesis de los pueblos de la Edad del Hierro y deben ser circunscritos en el periodo del Bronce, anterior… peeeero 🙂

En 2017 se presenta un nuevo conjunto de petroglifos asociado a un castro, el de Castro Colorado, cerca de Astorga. Este grupo, trazado en un saliente petreo de la ladera del asentamiento presenta una serie de antropomorfos, geométricos y abstractos.

Los Amacos
Grabados de Castro Colorado. Foto Juan Carlos Campos

Se trata de un conjunto parietal que viene a contribuir al numeroso conjuntos de petroglifos de la zona, con el aliciente de que está asociado a un poblado astur cuya ocupación llega al cambio de era. Se ha especulado con que pudieran haber sido trazados en el siglo III a.C.

La leyenda de la estatua del rey Magarzo.

En los alrededores del castro de Magaz corría la historia de que en el centro del asentamiento estaba enterrada una figura de este rey montado a caballo, toda ella de oro macizo, además de innumerables monedas del mismo metal. Pero el tesoro tiene un peligro. Está protegido por un gran mar, y cuando alguien lo desentierre se oirá un ruido atronador de campanas en los valles y el mar de agua inundará todo el territorio acabando con la vida de los habitantes de la zona.  8

Y para una pequeña síntesis es todo lo que os cuento de los Amacos, no obstante en la bibliografía tenéis información más detallada sobre algunos aspectos de las excavaciones o la propia relación de castros elaborada por gente de la zona que los ha pateado toda la vida. En cuanto a los petroglifos hay un magnífico blog de Juan Carlos Campos, pero cada vez que lo abro me salta la alerta antivirus, así que no os lo enlazo, pero os he dejado un paper con lo publicado sobre los antropomorfos de Castro Colorado.

Por cierto, dejadme haceros una recomendación bibliográfica para conocer leyendas de la zona asociadas a la protohistoria y cultos precristianos de los Amacos. Es Noroeste mítico. El paisaje sagrado de la Vieja, la ninfa, el héroe y el dragón

Lo dicho, acercaros a Astorga y daros una vuelta por los pueblos del entorno, merece la pena.

Notas al pie y bibliografía

  1. Florez, H. (1787) España Sagrada. Teatro geográfico histórico de la Iglesia de España. Tomo XVI
  2. Celarius C. (1701) Notitia Orbis Antiqui sive Geographia Plenior. Lipsiae 
  3. Epítome de la historia de Tito Livio. RBA Libros, 2016.
  4. Mangas Manjarrés, J., & Vidal Encinas, J. M. (1984). La Dea Asturica. Studia Historica. Historia Antigua, 2
  5. – Mangas, J.; Francisco, J.; Pedregal, A. (1984): “Circulación monetaria y medios de cambio durante la antigüedad en el área astur (provincias de Asturias y León)”, Nvmisma 186-191, pp. 81-157 
  6. Esparza Arroyo, A. (2011). Los castros del oeste de la Meseta. Complutum, 22, 2
  7. Orejas, A. (1996): Estructura social y territorio. El impacto romano en la cuenca noroccidental del Duero. Anejos de Archivo Español de Arqueología, XV, Madrid
  8. VV.AA (2019) Pasarela. Vega de Magaz-La Cepeda. Revista de contenido sociocultural, 14
Artículo anteriorPublicaciones. Astor nº20. Cartafueyu de la Lliga Celta d’Asturies
Artículo siguientePiezas sueltas. Las tablas de barro de Astorga o el llamado «itinerario de barro»
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo. Divulgando desde hace más de 20 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí