Castro de la Campa Torres. Vista de la muralla de módulos. Foto Marcos Morilla en Turismo Asturias telf.: 985892735

En este nuevo tomo de la colección el tema central es el castro más significativo de los astures transmontanos según los geógrafos greco-romanos. Noega era la ciudad astur con más entidad, pero a día de hoy está estudiado en un porcentaje ínfimo. Parece que en muy poco tiempo se reanudarán las investigaciones en este enclave, además de ordenar y poner al día el aluvión de materiales, mal catalogados, de gran parte de las excavaciones precedentes.

Libro 1: Mil años en el castro
Libro 2: Coaña, el castro perfecto
Libro 3: Los castros del mar
Libro 4: La Campa Torres, en el centro del mundo
Libro 5: El Chao Samartín. Capital Castreña
Libro 6: Castros del oriente. Crónica de la romanización

Siguiendo el índice de la obra, el libro cuatro comienza con el poblamiento prehistórico del cabo Torres. Como en gran parte de la costa asturiana, el Paleolítico superior fue un momento de ocupación intensa, pero ya en el Paleolítico inferior encontramos huellas de presencia humana, uno de ellos es este sitio. En el Museo de la Campa Torres están expuestos materiales hallados en las intervenciones en el cabo.

Sigue haciendo un análisis sobre las defensas del castro. Una ciudad amurallada, cuyas defensas, de módulos, sentaron las bases para catalogar un sistema constructivo que pese a no ser astur originalmente alcanzó en esta zona un carácter definitorio.

La cultura castreña asturiana: libro 4. La campa Torres, en el centro del mundo
Portada del libro 4 de la colección: La cultura castreña asturiana. La campa Torres, en el centro del mundo. La Nueva España

Por cierto, dos incógnitas. La campa Torres, dicen que obtiene su nombre de esas murallas, aunque también se habla de un posible faro romano que debió perdurar al menos hasta el siglo XVI en ruinas. Otra curiosidad es que no se ha encontrado la puerta de entrada a las murallas, es un castro sin puerta. Parece difícil que un sitio de esta relevancia no haya tenido una puerta monumental. Sería desmantelada hace siglos reaprovechando la piedra, arrasada hasta el punto de que no se ha localizado. Quizá en las próximas investigaciones, ya dotadas de presupuesto se de respuesta a estas dos incógnitas.

De las intervenciones arqueológicas y de hallazgos más o menos fortuitos nos han quedado, entre otras cosas, la epigrafía. La lápida de Medugenus nos habla de los Cilurnigos, por la que se determinó el nombre de la tribu que habitaba Noega, y de la que se dedujo la importancia metalúrgica calderera del mismo. Sin embargo la dedicatoria ya está hecha en el momento en el que el castro está en decadencia, y la Gijón del futuro estaba en estado embrionario en la Atalaya.

«Los cilúrnigos eran una gens«, de su actividad metalúrgica hay abundantes pruebas en los materiales extraídos. Esa producción tendría una salida por mar, pero también por tierra. La Campa era un lugar de intercambio comercial. Se intercambiaba la producción local, sobre todo la de los laciformes, que es una pieza que destaca por su abundancia en el registro arqueológico. Pequeñas piezas que tienen su origen ya en el siglo VI a.C.

Es más que probable que su prosperidad se debiera a su ubicación en un hipotético circuito comercial naval que comprendería la costa atlántica. Una vía de entrada y salida de mercancías, personas e ideas.

La obra sigue con una referencia a la figura de Jose Luis Maya, una figura clave en el conocimiento de la cultura castreña asturiana y de este yacimiento en particular.

Tengo que decir que el artículo en el que se intenta replicar el triángulo urbano actual de Oviedo, Gijón y Avilés en el esquema Noega, Llagú y Castillo de San Martín no me parece acertado. Entiendo que es una obra de divulgación, pero precisamente por eso hay que ser escrupuloso a la hora en enseñar al lector no académico que se debe evitar el presentismo en el análisis de la Historia. De cualquier forma entiendo el por qué lo han incluido.

Dieta castreña, muralla de módulos (ese es el castro perfecto para entender el concepto), así como el análisis de la transición del mundo indígena al romano en la ciudad más grande de los astures trasmontanos, completan el que es hasta ahora mi título favorito de la colección. Tanto que voy a visitar en breve Noega otra vez. Ya os contaré.

Artículo anteriorConferencia: Las guerras astur-cántabras. MAN
Artículo siguienteLa cultura castreña asturiana: libro 5. El Chao Samartín, capital castreña
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí