Castro de Coaña. 2020

Este fin de semana pasado hubo visita guiada por el castro más conocido de Asturias, el de Coaña, dentro de las actividades previstas en las Jornadas Europeas de Arqueología del Museo arqueológico provincial. El guía no era otro que Ángel Villa Valdés, probablemente una de las personas que más puede decir sobre este asentamiento y además un gran divulgador, que suele hacer amenas y didácticas estas visitas.

La prensa regional recoge la primicia que adelantó a los visitantes, y es que se va a excavar este verano en la entrada oriental del castro. Es el acceso actual al yacimiento, por el camino que lleva desde el centro de recepción de visitantes hasta él. Se sigue investigando en las fechas de creación de este acceso, que es tardío y por lo que parece de época romana según las últimas publicaciones sobre él, pero también en el foso que atraviesa, que sin embargo parece anterior.

Un acceso que permite recorrer un espacio de cierto simbolismo, como es el de las saunas castreñas, ubicadas con toda la intencionalidad en un lugar de prestigio, y que comunica inmediatamente con la acrópolis, ese espacio ubicado en la parte superior del castro y rodeado de una muralla interna, cuyo uso está relacionado más que con el hábitat, con lo sagrado, o lo político, o probablemente las dos cosas.

Castro de Coaña, interpretación del dibujo original de García y Bellido. Fuente National Geographic. Ilustración Iván Cuervo

El Plan Director de Castros de Asturias ha sido claro con las actuaciones previstas para este yacimiento, hay que estudiarlo más y divulgarlo más. Hay que hacer horarios de visita reales, que permitan a todos los visitantes que quieran conocer el lugar acceder al lugar. Hay que permitir visitar más zonas del yacimiento. Hay que mejorar las instalaciones, parking y la información que se ofrece a los visitantes. Desgraciadamente, también tengo que poner algunas de esas esperanzas en que haya un control exhaustivo sobre en qué se gasta el dinero.

Te puede interesar   Algunos torques astures y los lugares donde se descubrieron

Queda todavía recorrido para la investigación en la cuenca del Navia, mucho recorrido, y es probablemente la zona mejor estudiada de los castros de Asturias, así que imaginaros lo que falta hacer en el resto.

Sabemos que hay cosas en marcha, y que hay dotación presupuestaria para ello, solo falta ponerse en marcha. Las fotos que acompañan a las distintas noticias muestran un castro en el que la hierba ha crecido entre los muros. Espero que sea sólo consecuencia de estos meses en los que mantener el césped a raya es obra de titanes aquí en Asturias, y no nos pongamos en plan alarmista. La hierba no tira los muros, la maleza si, y no es el caso.

La buena noticia es que si todo va bien, en otoño habrá nuevos elementos para visitar en el castro, digo yo que podrían aprovechar el que las intervenciones arqueológicas van a estar en marcha para permitir visitarlas y explicar lo que se está haciendo, sería un plus a la actividad museística.

Artículo anteriorPiezas sueltas. La lápida de Medugenus y los cilúrnigos
Artículo siguienteWebinar. Técnicas constructivas vegetales en la arquitectura tradicional: valorización e innovación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí