Palacio de Ramiro I en Santa María del Naranco. Posible lugar de la villa astur romana de Linium.
Palacio de Ramiro I en Santa María del Naranco. Posible lugar de la villa astur romana de Linium.

Dentro del conjunto de restos arqueológicos de época imperial en el entorno de Oviedo, se encuentran las evidencias que hacen referencia a una explotación agraria en el Naranco. La villa astur romana de Lillo no se ha conservado, al menos no se ha descubierto la ubicación exacta de los edificios que la componían, pero han quedado algunas pistas que nos permiten saber algo sobre ella. Vamos a conocerlos.

Evidencias de una villa romana en Lillo

Los indicios de la existencia de esta explotación son de varios tipos: epigráficas, documentales y toponímicas. Respecto a las primeras, se trata de dos estelas funerarias que fueron descubiertas en las iglesias de San Miguel de Lillo y en Santa María del Naranco.

San Miguel de Lillo. Oviedo. Foto Turismo Asturias.
San Miguel de Lillo. Oviedo. Foto Turismo Asturias.

Estela de Cesaron: Conocida en las fuentes desde, al menos, el siglo XVI cuando Tirso de Avilés y Ambrosio de Morales hablan de ella en sus respectivas obras. José Manuel González refiere en su obra dedicada a esta villa, que la estela se perdió y volvió a ser localizada por Fernández Buelta y Hevia en 1932, momento en el que fue trasladada al Museo Provincial (hoy Museo Arqueológico de Asturias) donde sigue hoy.
Es una estela que conserva su altura original, 1.76m por casi medio metro de ancho. La parte superior tiene forma semicircular y en el tercio superior se encuentra la inscripción:

CAES/ARON/ITABA/LI F

Que podemos traducir como «A Cesarón, hijo de Tabalo». Jose Manuel González1 considera que Cesaron es un nombre latino mientras que Tabalo es un nombre astur. La misma raíz de este nombre la encontramos en la estela de los Luggones, dedicada a […]OVIO TABALIAENO. Sin embargo, Cesaron puede ser también un nombre indígena, como se ha determinado por algunas inscripciones en celtiberia y en territorio astur y galaico.

Estela de Cesaron. Procedente de San Miguel de Lillo. Foto de El Libro de Oviedo
Estela de Cesaron. Procedente de San Miguel de Lillo. Foto de El Libro de Oviedo

La segunda estela, descubierta en 1885, estaba en un muro en torno a la casa rectoral en Santa María del Naranco. La inscripción dice:

Te puede interesar   La etapa final de la cultura astur. Lo indígena bajo el dominio de Roma

Q VIIND/IRIDIVS/AGIIDIF

Podemos transcribir y traducir como Quinto Vindirico, hijo de Agedio». El nombre de Quinto Vindirico es uno de esos nombres compuestos (nomen/praenomen) que muestra elementos latinos (Quinto) y astures (Vindirico). «Vindos» es una raíz que hace referencia a «blanco» o «brillante». Agedio es también un nombre astur.

Estos elementos, así como algunas grafías (la doble II) sitúan a estas dos estelas, y por tanto la ocupación de este espacio, en un momento temprano del siglo I d.C.

Otros vestigios arqueológicos documentados en Lillo son abundantes tégulas planas, documentadas en torno a los edificios prerrománicos del Naranco. González apunta acertadamente, que pueden pertenecer a una edificación o formar parte de las tumbas de una necrópolis cercana a la villa. Lo podemos ver en Paredes, donde la necrópolis está situada a unos 400 metros de la ubicación de la explotación.

Recreación de una tumba en la necrópolis de Paredes, Siero. Parque Principado
Recreación de una tumba en la necrópolis de Paredes, Siero. Parque Principado

Aún tenemos más datos. En el ara de Santa María del Naranco, se hace referencia a cómo el rey Ramiro renovó «aquella morada consumida por la extrema vejez». La inscripción tiene fecha de 23 de junio del 848. Esta morada de extrema vejez parece, a todas luces, un edificio al menos de época bajoimperial o tardorromano, que en la posición donde se encuentra sólo se puede corresponder con una explotación agraria de tipo villae.

En las donaciones de Alfonso III a la catedral de Oviedo en el siglo X se hace referencia a una villa Linium situada en Naurantii ( Naranco). Pero el concepto de villa en la Edad Media no puede interpretarse directamente como heredero de la de época romana, por lo que hay que tener cierta cautela. Aún así, es llamativo que se haga referencia un espacio extenso que incluye la actual iglesia de Lillo, Santa María y algunas explotaciones agrícolas del entorno, como una pomarada.

Te puede interesar   Descubiertas nuevas estructuras hidráulicas en Las Médulas

¿Una villa en Santa María?

Eso es lo que parece. Si Ramiro I reedifica un edificio extremadamente antiguo sólo puede deberse a la restauración de lo que quede de una villa agrícola en la falda del Naranco. Esta villa estaría en lo que hoy son los terrenos del palacio ramirense (por cierto, fue excavado hace poco para mejorar el drenaje de la zona. No sé si se publicará algo de la intervención). El fundus o territorio de la villa se extendería por los campos meridionales del Naranco, que aún siguen en explotación a día de hoy en muchos casos, bien soleados, regados y fértiles. Por cierto, ese fundum Linium es el que da nombre a la toponimia de Liño. Linio sería el propietario original, el fundador de esa villa.

Santa María del Naranco. Oviedo
Santa María del Naranco. Oviedo

La villa estaría conectada con las vías principales del entorno de la colina de Oviedo por otras, como la que recorre la falda del Naranco y que pasa por lugares como la Cogolla de Fitoria (considerada una posible turris romana) o el Castiellu de Cuyences (castro astur que llegaría a época romana). La proximidad de otras explotaciones, como las Murias de Paraxuga, parecen apuntar a una distribución territorial de un espacio agrario del valle de Oviedo que daría salida a sus producciones hacia el cantábrico por Lucus Asturum en dirección a Noega o hacia la Meseta a través de la vía de la Carisa.

Bibliografía

  1. González, J. M. (1962). La» villa» romana de Linio en Naranco (Oviedo). Archivum, (12). ↩︎

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí