Estela votiva de Grases. Luggoni arganticaeni. Dice así. Los luggoni arganticaeni levantaron estos monumentos (al dios) Luggovio Tabaliaeno (según la lectura de Santos Yanguas)

La Fundación José Cardín, organizó esta conferencia online, cuyo tema principal es la estela votiva que se encuentra incorporada en uno de los muros de la capilla de Grases, en Villaviciosa. La inscripción está dedicada por los Luggoni Arganticaeni a una deidad (Lug, como veremos más adelante).

El profesor Santos Yanguas nos hizo un ameno recorrido por la historia y significado de esta pieza, que es sin duda de mis favoritas. La inscripción está distribuida en 8 líneas con un número variable de letras, entre seis y nueve en cada una de ellas. Está fraccionada en la parte superior por lo que se cree que le faltan las dos primeras letras y la tercera está incompleta. Está hecha en arenisca y tiene unas dimensiones de 55 x 29 cm. Los caracteres son irregulares, de factura tosca.

Fue descubierta en 1925 con motivo de unas reformas ordenadas por el párroco, d. Antonio Amezaga. La piedra habría sido reutilizada en una construcción anterior como simple materia prima, sin ningún sentido de culto, en el pórtico. Posiblemente proviene de otro lugar cercano.

Campo epigráfico

El texto ha sido reconstruido de varias maneras debido a la ausencia de los dos primeros caracteres (hay autores que consideran que faltarían más). Se ha propuesto que el nombre de la deidad fuera IOVIO (Júpiter), OVIO, etc… e incluso DULOVIO TABALIAENO, una deidad a la que se le rindió culto en la meseta, fuera del territorio astur. Sin embargo el profesor cree claro que la letra incompleta es una G, por el parecido con las G de LVGGONI y porque tratándose de una tribu cuyo nombre proviene del teónimo LUG, es lógico que rindiera culto a su divinidad principal.

Santos Yanguas propone:  LUGOVIO TABALIAENO LUGGONI ARGANTICAENI HAEC · MON POSSIERUNT. Los luggoni arganticaeni erigieron estos monumentos al dios Luggovio Tabaliaeno.

Otro aspecto muy interesante es el que hace referencia en la línea séptima a HAEC · MON (estos monumentos), lo que nos indica que la estela formaría parte de un grupo de «monumenta» que pueden ser otras estelas u otro tipo de objetos (se han documentado hasta monedas como ofrendas) que estarían en un lugar sagrado, templete, etc… donde se depositan en agradecimiento a la deidad.

El profesor Diego Piay Augusto, que intervino en el turno de preguntas, nos indicó que estas estelas se levantan tras un pacto entre la comunidad y la deidad, a la que piden un favor, y cuando lo obtienen se lo agradecen erigiendo este tipo de «monumentos».

Santos Yanguas considera que la estela debe ser datada a finales del siglo I d.C. y antes del II d.C. en un momento en el que el sistema organizativo y territorial del noroeste por parte de Roma ya está consolidado. Hablamos del Conventus Asturum.

Los luggoni arganticaeni

Serían un grupo perteneciente al populus de los luggoni, uno de esos 22 pueblos que Plinio el Viejo cita en sus fuentes, aunque no menciona expresamente su nombre, al contrario de los Pésicos a los que si cita. Posiblemente se deba a que sólo nombra a aquellos con los que han tenido contacto directo en ese proceso de reorganización. Plinio era un delegado de Vespasiano con una función fiscal, por lo que debía conocer con cierta exactitud el territorio.

Los luggones aparecen citados por primera vez en el 160 d.C. en las tablas de Ptolomeo, con su capital en Paelontium, que ha sido identificada con Beloncio, en Piloña. El profesor Yanguas los diferencia de unos astures en sentido estricto, que habitarían la zona montañosa del centro-oriente de la Asturias actual. Todos ellos tienen como límite el Sella que estaría ocupado por los cántabros orgenomescos en ese tiempo, en las dos orillas.

Los luggones ocuparían el territorio hasta el Nalón donde limitarían con los pésicos tanto por la costa como por el interior. Esta situación es la que parece indicarnos otra inscripción que los nombra, la de ASTVRUM ET LUGGONVM, que sería un límite entre estos dos populus, en vez de un testimonio de una unidad militar como el propio Yanguas creyó en su momento.

La estela votiva de Grases, Asturias. Notas sobre la conferencia de Narciso Santos Yanguas
ASTVRUM ET LVGGONUM. Museo arqueológico Asturias.

Si queréis más información sobre ellos, he escrito hace tiempo este post donde hablo de los luggones de uno y otro lado de la cordillera cantábrica, algo que el profesor Yanguas hizo también en su conferencia.

Destacó que no es necesario que provengan del mismo grupo, es decir, que los trasmontanos no serían una avanzadilla hacia el mar de los luggones de la meseta, ni estos un grupo que haya sido bajado al llano por la política de Augusto, como se ha interpretado en alguna ocasión. Plantea una alternativa interesante, que es que simplemente el núcleo surge cuando un grupo se concentra en torno a un lugar de culto, un lucus, que acaba convirtiendose en un locus (lugar de habitación) cuando alcanza un número importante de miembros.

Los arganticaenos serían por tanto una subdivisión de los Luggones, cuyo nombre parece ponerlos en relación con el lugar de Argandenes, donde se ha documentado una importante necrópolis tardoantigua. Los luggones por su parte han dejado restos en toda la toponimia del centro-oriente de Asturias. Quizá el territorio de los arganticaenos habría que llevarlo hacia la costa, por la margen derecha de la ría de Villaviciosa de la que controlarían las dos orillas.

Los castros que se les atribuyen son los de Picu Castiellu, Camoca, la Barquerona, El Olivar, Castiellu, etc. todos en la ría de Villaviciosa, que ha sido bien documentada desde finales del siglo pasado.

El más cercano a Grases es Camoca, y el de la Corolla en Ambás. Quizá la pieza venga de uno de estos dos, o quizá de un lugar indeterminado dedicado al culto, un lucus, fuera de los asentamientos fortificados. De la existencia de estos lugares parece que nos vuelve a referir la toponimia, algunos tan interesantes como Lugás, un santuario en activo todavía en la actualidad.

Sin duda una conferencia muy interesante y didáctica. Un buen tanto para la Fundación Cardín que está organizando actividades muy interesantes desde hace tiempo, y que gracias a la difusión online consiguen que podamos asistir los que estamos lejos del lugar de celebración.

Artículo anteriorProblemas en el Chao Samartín tres meses después de las obras
Artículo siguienteExposición en el Museo de Zamora. 40 años de fotografía arqueológica.
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo. Divulgando desde hace más de 20 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí