Hoy os hablo de un objeto que fue descubierto hace relativamente poco y que proporcionó una información relevante para el conocimiento de los pueblos trasmontanos astures que habitaban en la zona costera central, concretamente en el concejo de Gijón.

En 1989 Carmen Fernández Ochoa1 descubría, incrustado en la muralla tardorromana de Gijón, un bloque de arenisca de 38×83 cm y un espesor de 45 cm. En él se encontraba la siguiente inscripción.

MEDUGENUS·CESAR/ONIS·SIBI·ET F(ILIO) RUT/ILIO ANNORUM VX/EX GENT{T}E·CILU/NIGORUM

MEDUGENUS HIJO DE CESARON, PARA SI Y PARA SU HIJO RUTILIO DE (20¿) AÑOS, DE LA GENTE DE LOS CILÚRNIGOS

Se trata como se puede observar, de una fórmula funeraria. Medugeno, hijo de Cesarón dedica en vida este monumento para si y para su hijo Rutilio, que falleció a la edad de 20 años (la lectura de la cifra es dudosa, puede tratarse de dos X, que tendría más sentido que VX que es lo que parece). Por el tipo de inscripción y técnica se data del 70 d.C. en adelante, es decir entre finales del siglo I d.C. y principios del II d.C.

Piezas sueltas. La lápida de Medugenus y los cilúrnigos
Inscripción de Medugenos. (Ochoa et alii, 1990)

Qué información podemos extraer de esta pieza

Lo primero que llamó la atención de los arqueólogos e historiadores asturianos fue el descubrimiento de una gentilitas que no había sido documentada hasta entonces, la de los cilúrnigos.

La organización social de los astures ya la comenté en este otro artículo sobre gentes, gentilitates, etc. Por resumir aquí lo expuesto podemos decir que se organizaban, del mismo modo que cántabros, vacceos y celtíberos en unas estructuras sociales suprafamiliares que operan a distintas escalas. La más amplia sería la gens, cuya traducción latina corresponde al griego etnos, es decir, etnia. Estos serían los luggones, pésicos, zoelas, etc… que aparecen en las fuentes del cambio de era. Dentro de estas unidades mayores hay otras menores. Tenemos documentada una muy clara en la estela de Grases, en Villaviciosa. Los luggoni arganticaeni. Es decir, los arganticaenos dentro de la gens de los luggones. Estas unidades menores son las gentilitas, y los cilúrnigos son una de ellas.

Piezas sueltas. La lápida de Medugenus y los cilúrnigos
Estela votiva de Grases. Luggoni arganticaeni. Dice así. Los luggoni arganticaeni levantaron estos monumentos (al dios) Luggovio Tabaliaeno (según la lectura de Santos Yanguas)

Podemos decir además, que están comprendidos dentro del territorio de los Luggones por lo que estaríamos ante una gentilitas luggona que habitaría en torno al castro de Noega, lo que nos permite adscribir este importante asentamiento a esta «etnia».

Carmen Fdez Ochoa pone en relación por primera vez este nombre con la unidad militar romana destacada en el Muro de Adriano, el Ala II Asturum, que se acantonó en un fuerte conocido como Cilurnum, hoy Chesters.

Pero este importante hallazgo nos proporciona más información. La onomástica es otra de las disciplinas que nos permite saber algo más sobre los astures que erigieron el monumento.

Medugenus es un nombre céltico. Tiene relación con nombres galos como Rectugenos, etc. Los vimos en el post de onomástica astur, se trata de un nombre bastante frecuente en el ámbito céltico peninsular sobre todo en Celtiberia y también en la parte oriental de Lusitania, influida por ésta.

Cesaron también aparece con frecuencia en la epigrafía indígena astur. Está relacionado con Caisaros, que aparece en el ámbito céltico, y de este origen lo consideran autores como Albertos, que dedicó varios estudios a la onomástica del noroeste. Se considera típico del ámbito astur-galaico.

Sin embargo, el hijo de Medugenos recibió el nombre de Rutilio, un nombre totalmente latino. Esto nos pone sobre la pista de las transformaciones que experimenta la sociedad astur trasmontana en el tránsito de los siglos I y II d.C. Lo vemos en inscripciones como la de Valduno, es decir, piezas a caballo entre dos mundos, el indígena y el romano, manifestadas en las inscripciones que nos han llegado de esa época.

En definitiva, una pieza fascinante que nos pone ante la relevancia de los hallazgos epigráficos para conocer el momento histórico en el que fueron creados, así como de la posibilidad de ir más allá y obtener información adicional sobre el mundo astur del primer siglo después de la conquista.

Notas al pie y bibliografía

  1. Fernández Ochoa, C., & Perez Fernández, D. (1990). Inscripción romana hallada en la muralla de Gijón: una nueva» gens» entre los astures transmontanos.
Artículo anteriorPollos y gallinas llegaron a Europa occidental en la Edad del Hierro
Artículo siguienteCoaña. un ejemplo que lo que queda por hacer
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo.

2 COMENTARIOS

  1. En Peñarei (Castrillón) apareció una estela, la cual se halla en el Museo Arqueológico de Asturies con una inscripción en la que se percibe el tránsito de los nombres: Robidio y Probesica a su hijo Máximo.
    Los padres tienen nombres indígenas, y el hijo, Romano.

  2. Si, es muy frecuente. En este artículo que comentaba en el post pasa lo mismo. El dedicante es Sestio (nombre latino) Munigalico (gentilitas indígena), que es hijo de Progeneo (nombre indígena similar al Medugenos de los cilurnigos)

    https://www.academia.edu/49549192/La_estela_de_Valduno_un_testigo_p%C3%A9treo_a_caballo_entre_dos_mundos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí