Os traigo una pieza que está dando que hablar estos días en la prensa asturiana porque el historiador Iván Muñiz, ha lanzado la hipótesis de que la iglesia donde se encuentra se trate en realidad de un templo de fundación de época del Prerrománico Asturiano, lo que añadiría una nueva edificación al catálogo de estas iglesias en Asturias.

Sin embargo, a mí lo que más me llamó la atención fue esta pequeña «estela» que parece a todas luces un fragmento de una piedra tallada con una decoración muy similar a la que nos encontramos en algunos castros de la región.

Fragmento de estela de Santa María del Mar, Puerto. Castrillón

Las medidas de la estela son de aproximadamente unos 50 cm x 30 cm x 35cm de profundidad y se encuentra en el arranque inferior izquierdo de la puerta que da acceso al atrio de la iglesia de Santa María del Mar. La disposición de la pieza hace que parte de su decoración se corte en el suelo desde donde arranca. Probablemente continúe hacia abajo, aunque se desconoce el estado de la piedra, si se ha cortado o no.

El modelo decorativo de la misma es muy frecuente en la plástica castreña formada por entrelazados de círculos que encierran botones. Tiene paralelismos en varias estelas de la región como por ejemplo la de la hija de Talavo o la de Valduno, de época romana pero de una decoración indígena muy asentada en territorio astur y galaico como os comentaba. De época prerromana posiblemente el paralelismo más evidente es la de Duesos, en Caravia cuya similitud es muy notable con esta pieza. También el fragmento pétreo con la misma decoración que aparece en la pieza del castro de Llagú conservada en el Museo Arqueológico de Asturias.

Fragmento de estela de Santa María del Mar, Puerto. Castrillón
Reconstrucción ideal de la estela de Duesos.

Fuera de Asturias pero dentro del conventus asturum, encontramos este mismo patrón sobre el dintel del castro del Corón de Valdemazán, en El Bierzo, una pieza muy significativa y en el que la decoración casualmente cumple la misma función que en la puerta de la iglesia de Santa María del Mar, es decir, enmarcar la entrada.

Fragmento de estela de Santa María del Mar, Puerto. Castrillón
Friso de puerta del castro de La Ribera. Museo del Alto Bierzo

El motivo de entrelazados (lo prefiero al de sogueados en el que no hay entrelazado de los motivos decorativos, sino una disposición paralela de los mismo siguiendo un patrón), es muy frecuente también en la orfebrería castreña, de hecho en algunos objetos como en la Diadema de Moñes es muy característico, y lo interrelaciona con otros motivos similares aparecidos en la región. El más reciente el borde de sítula de bronce que presentamos con motivo del descubrimiento del castro de la Peñona (Peñales) en Olloniego. En castros astures cismontanos la encontramos en los fragmentos de sítulas y también en los moldes para su fabricación procedentes de Chano, en el Museo de León.

Te puede interesar   El borde de sítula del castro de Peñales (La Peñona)
Fragmento de estela de Santa María del Mar, Puerto. Castrillón

Por último también aparece sobre cerámica, como vimos en el castro de Llagú en una pieza que estaría colocada cerca de un hogar de cabaña.

La pieza de Santa María del Mar

Como se puede ver, el origen de estos patrones está documentado ampliamente en una época astur y galaica, con modelos en el ámbito galaico en torno a los siglos III a.C. y perviviendo hasta el I a.C. en todo el noroeste, incluyendo a los astures. Posteriormente, en época romana se sigue utilizando, por ejemplo en las estelas de Valduno y la hija de Talavo, aunque se ha planteado la reutilización de materiales de época antigua a los que se habría superpuesto una inscripción en latín.

En el modelo fotogramétrico que he creado como complemento a esta entrada no he visto que haya ningún vestigio de decoración más allá de lo que se puede ver a simple vista.

Fragmento de estela de Santa María del Mar, Puerto. Castrillón
estela de Santa María del Mar, Puerto. Castrillón. Captura de Sketchfab

Parece claro que al menos el diseño incluía otro segmento más de entrelazado con la misma decoración que los dos primeros, que podría continuar en un cuarto o quedar rematado como el de la parte superior en un nudo infinito compuesto por tres círculos.

Fragmento de estela de Santa María del Mar, Puerto. Castrillón
Detalle de la decoración de la estela de Santa María del Mar. Puerto, Castrillón. Asturias

¿Y si es castreña de dónde procede?

Al otro lado del buen puerto natural que ofrece la ensenada de Santa María del Mar se encuentra un cabo, el del Escayu, que fue identificado como castro a finales de los 80, y se incluyó en la carta arqueológica del concejo.

Fragmento de estela de Santa María del Mar, Puerto. Castrillón
Ensenada de Santa María con El Escayu al fondo

Sin embargo, no fue añadido posteriormente al Inventario de Patrimonio cultural de 2013, por lo que actualmente no goza de la protección que otorga esa consideración.

Te puede interesar   Un nuevo estudio ubica los petroglifos de caballos y ciervos del noroeste en el tiempo de los castros
Artículo anteriorEl Picu’l Castru de Caravia
Artículo siguienteLos Susarros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí