Asturies desde el mirador del Fitu

Pese a que en muchas ocasiones encontramos estos dos términos como sinónimos, y si consultamos el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, «asturiano» aparece como la tercera acepción del término «astur», lo cierto es que siendo rigurosos en su aplicación a la Historia, veremos que hacen referencia a conceptos similares pero en periodos muy distintos.

Vamos a ver cuándo es mejor usar uno u otro término, y por qué.

Astures

Os propongo que sigamos un criterio temporal. Antes de la llegada de los romanos, según diversos autores 1 , no existía nada parecido a lo astur o ástur. El uso del término se debe a la implantación romana en el territorio del noroeste de las figuras administrativas conocidas como conventus. Roma, va nombrando a los pueblos que conquista según las necesidades organizativas que genera la anexión de nuevos territorios. Este criterio no tendría nada que ver con lo étnico. Es más, el hecho de que los pueblos del norte y del sur de la cordillera cantábrica estuvieran en el mismo conventus se debe simplemente a que fueron sometidos en la misma fase de la conquista.

Es una idea que ha calado entre la investigación actual, sobre todo en la de corte romanista. La aceptación de esta idea presupone la no existencia de ninguna conciencia de grupo antes de Roma para esta parte de la provincia de Hispania, lo que dinamitaría los cimientos de los fundamentos de un movimiento de corte regionalista o nacionalista que entronca la identidad de los asturianos con los pueblos de la Edad del Hierro 3 marcan el punto de inflexión a comienzos del siglo IX cuando en la diplomática cristiana ya aparece el término Asturias haciendo referencia a los territorios de Asturias y la Cantabria marítima, que ya no se nombra como tal, sino en el corónimo plural Asturias.

Cruz de la Victoria. Museo Arqueológico de Asturias

De alguna manera, en estas fuentes, se mantiene la división de la vieja provincia de Diocleciano, cuando se habla por ejemplo de «Asturias et Galiciam». En las crónicas de Alfonso III, Asturias ya es un término de uso común.

Te puede interesar   Estas son las actuaciones previstas en el Castro de San Chuis

Y aquí viene el tema principal de este post. Los habitantes de estas Asturias ya no son nombrados como astures, sino como asturianos. Además, a partir del siglo X los astures cismontanos pasan a ser leoneses quedando el término Asturias y asturianos restringido al territorio marítimo del norte.

En conclusión

Astures es un término amplio, antiguo, con origen en la conquista del norte peninsular de época romana. Son los habitantes del viejo conventus asturum creado a finales del siglo I a.C. y pervive hasta los primeros siglos del reino de Asturias (originalmente Reino de los Astures en el siglo VIII).

Asturianos hace referencia a los habitantes del territorio cantábrico aproximado de lo que hoy sería Asturias y Cantabria en época medieval. Con el tiempo queda restringido al Principado de Asturias, donde se sigue usando hoy desde el siglo X aproximadamente.

Aún así es correcto utilizar astures como adjetivo. Sólo tienes que ir al diccionario, como decía al principio de este artículo, y consultar la acepción del término «astur» en la RAE

Astur
Del lat. Astur, -ūris.

  1. adj. Natural de una antigua región de España, cuya capital era Astúrica, hoy Astorga, y cuyo río principal era el Ástura, hoy Esla. U. t. c. s.
  2. adj. Perteneciente o relativo a los astures o a la antigua región que habitaron.
  3. adj. asturiano. Apl. a pers., u. t. c. s.


Notas al pie y bibliografía

  1. del Valle, A. O. S., Prats, I. S., & Ramos, F. J. S. P. (2020). Los Astures de los textos y de la arqueología. Anejos a Cuadernos de Prehistoria y Arqueología, (4), 201-20.
  2. Bueyes, L. R. M. (2001). Reflexiones críticas sobre el origen del reino de Asturias (Vol. 114). Universidad de Salamanca. [(efn_note].

    En contra estaría la propia manera de organizar los territorios. El propio César, cuando conquista la Galia la divide en tres provincias, atendiendo a los criterios de costumbres, lengua y religión. Esa parece la norma en los siguientes procesos de conquista, por lo que se postula que la creación de los conventus se haría por criterios similares.

    Existiría por tanto un concepto astur antes de la llegada de Roma, y que sería utilizado para referirse a los pueblos entre los galaicos y los cántabros y pueblos de la meseta.

    Mapa del Conventus Asturum. Fanjul Peraza (2019)

    La pervivencia del término astures, que parece comenzar haciendo referencia a lo geográfico, acaba convirtiéndose en un etnónimo aceptado en todo el mundo romano. Su uso sustituyó a los distintos nombres de unidades sociales (gens) indígenas, que probablemente, y sólo probablemente, antes de Roma no se llamaran a sí mismos astures, sino por los nombres de los populus que nos transmiten autores como Plinio el Viejo, Ptolomeo o la epigrafía, y que por otra parte, sobreviven tras la conquista al ser utilizados para nombrar las nuevas unidades organizativas conocidas como civitates.

    Si bien en la epigrafía, sobre todo curiosamente en la de las unidades militares, el término astures se usa con normalidad, lo cierto es que en las lápidas funerarias de los potentados indígenas podemos ver nombres de populus prerromanos hasta bastante después de la conquista.

    Por tanto, tenemos un término astures, que nace junto al de un territorio, Asturia, y que define una parte del noroeste entre el Duero y el Cantábrico durante y tras la conquista. Un término que convive como etnónimo con los nombres indígenas, que se trasladan a los de las nuevas formas organizativas, las civitates lo que permitirá que sobrevivan incluso hasta la tardoantigüedad.

    El astur y Asturia, acaban por caracterizar un producto romano. Me explico. La propaganda romana se encarga de caracterizar y exponer al pálido astur, al fiero astur (y de paso al asturcón, con cualidades parecidas), y eso es porque el término es utilizado y comprendido en época imperial en cualquier territorio.

    Asturia sobrevive a los diversos cambios organizativos durante el imperio, y el término, astures, permanece ligado a ella. Sigue haciendo referencia al viejo conventus, aunque esté en la provincia de Gallaecia junto a los galaicos. Un tándem que pervivirá más allá del imperio, en la tardoantigüedad.

    ASTVRUM ET LVGGONUM. Museo arqueológico Asturias.

    Isidoro nos transmite siglos después de la caída del imperio romano una definición de los astures que ha calado hasta la actualidad.

    «Los astures, pueblo de Hispania, llamados así porque habitan en torno al río Astura rodeados de montes y bosques intrincados»
    (Isid. orig. 9,2,112)

    Este autor utiliza Asturia para nombrar el territorio de los astures, por lo que suponemos que no hay cambios aparentes. En otras fuentes como el Anónimo de Rávena del siglo VII aparece también Asturia, quizá como viejo recuerdo de las demarcaciones conventuales, pero en plena vigencia. Quizá la ocupación de los Suevos de la provincia de Gallaecia, que exepcionalmente deja fuera de sus límites al territorio del centro-oriente de la Asturia trasmontana supone una fragmentación del territorio que se resuelve con la dominación visigoda de toda la península.

    Asturianos

    La invasión musulmana cambia las reglas del juego. El núcleo de resistencia del norte queda desgajado del resto del territorio, lo mismo que sucedió doscientos años antes con los suevos. El vínculo con la Asturia cismontana se desdibuja al estar ocupado, al igual que el centro y occidente de Asturias. El pequeño reino se expande hacia el este, y en las primeras crónicas cristianas encontramos un nuevo término. Asturiam (cuya traducción correcta sería Las Asturias, no Asturias a secas).

    Autores como Ángel Ocejo Herrero 2Herrero, Á. O. (2019). Cuestiones para una correcta adopción de terminología arqueológica en el tránsito de «Asturia» a «Las Asturias». Nailos, 132-144.

Te puede interesar   Coaña. un ejemplo que lo que queda por hacer
Artículo anteriorAstorga expondrá de nuevo su rico patrimonio epigráfico en 2023
Artículo siguienteCastroapocalipsis, o las mil maneras (bueno 5) de destrozar un castro

2 COMENTARIOS

  1. Comprendo: entonces, al este de los astures vivían los «clunienses», ¿No? Y todos juntos formaban la nación de los «tarraconenses».
    No sé, chico, me da la impresión de que en Asturias se la cogen con papel de fumar, o quieren ser mas papistas que el papa, o se creen que van a inventar la rueda o (más bien), que todo el relato tiene que ajustarse a lo que le convenga al cuento de hadas del españolismo militante. Horacio, que escribe MIENTRAS SE ESTA LIBRANDO LA GUERRA, habla de los cantabros y los llama así, “cantabrum”. Floro, que copia a Tito Livio el cual tambien era contemporaneo de los hechos, dice que habia dos poderosas naciones libres en Hispania, los cantabros y los astures. Como las escasísimas fuentes anteriores son muy poco detalladas, habra que aceptar lo que tenemos. Es lo que hay.
    Si estuviesemos hablando de los eduos, o de los icenos, o de los vardulos o de los queruscos, la discusion terminaria aqui pero claro, siendo Asturias, se activa la alarma histerica anti-nacionalista. No puede haber una nacion astur, a pesar de que las fuentes mencionan una asamblea, a pesar de que reclutaron un ejercito y planificaron un ataque masivo, a pesar de que negociaron con los romanos tras la derrota de Lancia. Tienen que ser “grupos humanos”, como decia Carmen Ochoa. Bandas paleoliticas, arrastrando los nudillos por el suelo.
    De verdad, estoy hasta las narices de que falsifiquen la historia de mi pais, todo para que no se les caigan los genitales al suelo a los pobrecillos centralistas tembleques.
    *Disclaimer: el cabreo NO va contigo, Fon*

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí