Estructura funeraria de la necrópolis de Argandenes. Foto LNE

La necrópolis de Argandenes1, en Piloña, Asturias, tiene una importancia especial dentro de la comprensión del mundo tardoantiguo en la región.

El yacimiento comprende tres siglos, del IV al VII d.C. (con dataciones C14) en los que apenas tenemos información de lo que ocurre en el territorio trasmontano. La necrópolis permitió estudiar restos de una treintena de individuos2, algunos de ellos con ajuares, así como estructuras funerarias.

Su inclusión en el Inventario de Patrimonio Cultural, publicada ayer, va a permitir que se siga investigando, tras el parón provocado por la pandemia.

Y es que hay muchas incógnitas abiertas respecto a Argandenes. Por ejemplo se especula con la ubicación del asentamiento humano que necesariamente tuvo que existir en las cercanías. A pocos metros de la necrópolis se encuentra un aterrazamiento de la ladera, que ha sido profundamente modificado por el uso agrícola, pero que sin duda sería la mejor opción para ubicar un conjunto de viviendas y donde se pensó que había un castro. La gran duda es de qué tipo de asentamiento estamos hablando ya que los castros y las villas ya se habían abandonado mayoritariamente en estas fechas.

Las primeras intervenciones previstas estarían encaminadas sobre todo a la delimitación del lugar arqueológico al completo, en el que se ha excavado entre 2011 y 2016 tras ser descubierto en 2010 por la construcción de un depósito.

Os dejo un par de  papers que, en mi opinión, permiten conocer con detalle lo estudiado hasta el momento, y que es casi el punto de partida de lo que está por venir.

Notas al pie y bibliografía

  1. Montes, B. G., García, R. E., Fernández, E. P., Blanco, E. C., Ordóñez, N. F., & Nieto, N. R. (2019). Argandenes: un espacio de enterramiento entre la Antigüedad Tardía y la Alta Edad Media. Nailos, 531-547.
  2. González Montes, Beatriz & Estrada, Rogelio & Blanco, Enrique & Fernández, Nieves & Nieves, Ordoñez & Nieto, Ruíz & Perez-Fernandez, Eduardo. (2018). Cerámicas y tumbas. El cementerio tardoantiguo de Argandenes (Piloña, Asturias).
Artículo anteriorHallado un campamento romano en el subsuelo de la ciudad de Gijón
Artículo siguienteLa gruta del Aspio, un lugar ritual en la Edad del Hierro en el Cantábrico

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here