Una investigación sugiere que la dificultad de qué hacer con esos objetos que has heredado de tus padres y abuelos ya la tenían los habitantes de los poblados fortificados de la Edad del Hierro en Escocia.

En la revista Antiquity, la Dra. Lindsey Büster, arqueóloga de la Universidad de York, afirma que las cucharas de hueso y las piezas de juego encontradas entre las paredes de una casa redonda de la Edad de Hierro en el asentamiento escocés de Broxmouth, así como las piedras de moler desgastadas en sus suelos, podrían ser un ejemplo centenario del mismo dilema.

Según Büster, está claro que la ubicación de los objetos no fue un accidente, y que su escaso valor significa que no se guardaron por su valor. En cambio, dijo que podrían ser lo que ella ha denominado «cosas problemáticas», es decir, objetos que no se pueden desechar, aunque ya no se necesiten o no gusten, por razones emocionales.

Tenemos cosas como el ajuar funerario, que la gente entiende como cosas que acompañan a los muertos en la otra vida, y tenemos los acaparamientos, objetos depositados en ciertos lugares sin cadáveres que la gente interpreta como regalos para los dioses o escondidos para su custodia», dijo Büster.

«Pero también existe esta categoría de artefactos: estos pequeños alijos de objetos que no acompañan necesariamente a los muertos y que no tienen un gran valor material ni son de calidad exótica, pero está claro que tampoco son simplemente basura. Han sido depositados muy deliberadamente».

Büster señaló que los ritos de enterramiento en la Edad de Hierro hacían que rara vez hubiera una tumba en la que depositar cosas problemáticas. «Por eso creo que se incorporan a las casas redondas de diferentes maneras», dijo.

Dijo que se dio cuenta después de hablar con la gente sobre la muerte, el dolor y el duelo en la sociedad moderna, y escuchar lo rápido que los objetos mundanos pueden llegar a ser difíciles de separar. «De repente, el rompecabezas empezó a encajar», dijo.

Büster sugirió que en las sociedades en las que las tumbas eran más comunes los objetos problemáticos podían ser conservados por los familiares vivos, pero algunos podían ser enterrados con los muertos, lo que ofrecía una nueva perspectiva de ciertos objetos funerarios. Un posible ejemplo son los objetos de aseo, como los limpiadores de uñas, que se han encontrado en tumbas prehistóricas, pero que también han aparecido en las paredes de una casa de la Edad de Hierro en los Borders escoceses.

Büster añadió que la idea de las cosas problemáticas es relevante hoy en día y crea un vínculo con la gente del pasado.

«Todo el mundo tiene esa caja de cosas en el desván -o en el armario o debajo de la cama- con la que no sabe qué hacer pero no está dispuesto a tirar. Tal vez pertenezca a un familiar fallecido. Tal vez… simplemente pertenece a nuestra propia persona social que ya no existe», dijo.

De hecho, Büster dijo que una pequeña espada en su vaina de madera encontrada en la tumba de dos adultos en un cementerio romano de Canterbury podría haber sido un juguete favorito de la infancia guardado por el difunto.

Büster dijo que la nueva perspectiva también podría poner en contexto nuestras propias luchas. «La gente siempre ha tenido problemas para lidiar con este tipo de cosas», dijo, añadiendo que la práctica sueca de la limpieza de la muerte era una forma en que la sociedad había tratado de abordar el enigma.

La Dra. Sarah Tarlow, profesora de arqueología de la Universidad de Leicester, que no participó en el trabajo, dijo que la investigación puso de manifiesto que los objetos no sólo eran importantes por su función práctica o simbólica, sino también por sus significados idiosincrásicos y personales, que a menudo tenían que ver con la memoria y la emoción.

«Es una buena forma de ver la prehistoria posterior, que no tiene que ver con el poder y el estatus, ni con la religión y la identidad cultural. Se trata de los vínculos emocionales entre las personas, lo cual es encantador», dijo sobre el estudio. «Creo que eso nos ayuda a imaginar a la gente de la Edad de Hierro como personas tridimensionales, con sentimientos, que tenían relaciones complicadas entre sí… igual que nosotros».

Artículo anteriorEl castro de Antrialgo ya forma parte del Inventario de patrimonio arqueológico del Principado de Asturias
Artículo siguientePiezas sueltas. Un torques del Museo Arqueológico de Asturias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here