Castro de Coaña. 2020

El recientemente aprobado Plan director de los castros de Asturias pone sobre la mesa una serie de problemas de conservación que llevamos años denunciando en nuestro territorio, en relación con nuestros asentamientos de la Edad del Hierro.

En realidad todos estos problemas están relacionados de alguna manera entre sí como vamos a ver a continuación

El eucalipto, incendios y destrucción del patrimonio

Que la plantación masiva de eucaliptos en detrimento de nuestras especies autóctonas es un desastre para Asturias, todo el mundo lo sabe, pero que está afectando seriamente a la conservación de nuestro patrimonio histórico probablemente pase más inadvertido.

La gestión forestal del Principado en este sentido no ha sido buena con los montes (entendido como terreno no apto para cultivo, no como territorios de montaña) asturianos. La reducción de bosque autóctono, unida a las sucesivas y desastrosas series de incendios de estos últimos años están relacionadas con ellos, pero también con el crecimiento incontrolado de maleza en nuestros montes. Es quizá una de las huellas más evidentes del cambio socio-económico que se está produciendo en el campo asturiano desde hace ya unas décadas. Si abandonas el campo y a su gente pasa esto.

Algunos de los enemigos de los castros de Asturias. Eucaliptos, maleza, erosión marina y labores agrícolas.
Primeras imágenes sobre el nuevo castro documentado. Concejo de Gozón

El problema del eucalipto va más allá. Por su ubicación los castros se asientan sobre lugares que no suelen ser aptos para cultivar, por lo que se destinan a aprovechamiento forestal. Estos montes, están en manos privadas que, lógicamente, miran por su interés personal, sin que por otro lado la administración (que tiene las manos atadas en este sentido) aporte una solución.

Las raíces de los eucaliptos afectan a las estructuras que aún se conservan, por no hablar del daño en suelos y estructuras por la maquinaria que gestiona esos montes. Ese esl el problema del castro de doña Palla, que os comenté hace un tiempo. Junto con la maleza es prácticamente inaccesible, siendo uno de los castros más prometedores del sector central de Asturias por los hallazgos referenciados, torques, monedas romanas, etc… pero los ejemplos son innumerables.

La maleza, un problema de presupuesto

La presencia de maleza en nuestros castros tiene una fácil solución aplicando campañas de siega y mantenimiento periódicamente. El problema es el presupuesto. Mantener un asentamiento limpio supone la siega al menos cada tres meses de todo el yacimiento, que se multiplica si son varios castros en el concejo, lo que no es tan infrecuente.

En realidad este mal tiene lugar en castros sobre terrenos privados que sobre los de titularidad pública. El plan propone la siega periódica de los castros (un problema viejo, como veis en ese link)  que presentan estructuras descubiertas, para evitar el daño a las estructuras y también para facilitar la comprensión del yacimiento por las visitas.

Algunos de los enemigos de los castros de Asturias. Eucaliptos, maleza, erosión marina y labores agrícolas.
Castro de Mohías

La serie de actuaciones previstas han sido dotadas de presupuesto (cercano a los 300.000€ en 2022) por lo que se van a cumplir esos objetivos, pero la duda me surge con lo que pueda pasar en el futuro. Pasó hasta hace poco en Mohías, aunque ya desde hace un tiempo se iniciaron tareas para proceder a su limpieza. Los castros del Naranco, en Oviedo, que también van a ser objeto de intervención, también los sufren.

La actividad humana

La convivencia entre campo y yacimientos arqueológicos es complicada y el problema es bidireccional. Por un lado la administración no aporta soluciones a los propietarios de las fincas, sean de explotación agrícola, forestal o de pastos. Por otro el propietario no suele ver con agrado que en un terreno de su propiedad se limite el alcance de las infraestructuras que puede construir o el tipo de arado que puede emplear. La solución suele ser rellenar y homogeneizar el terreno para facilitar las labores agrícolas o la construcción, lo que va desdibujando cada año el yacimiento cuando no afectándolo.

Otro problema es el de la destrucción total de yacimientos, como el de Llagú, o el de Monte Alto en Oviedo, que ya os comenté.

Algunos de los enemigos de los castros de Asturias. Eucaliptos, maleza, erosión marina y labores agrícolas.
En el centro la zona del castro de Montealto. Mapa LiDAR de elaboración propia con ficheros del IGN

Una solución es la de la expropiación, en algunos casos concretos de terrenos que pasan a titularidad pública. El propietario no suele acceder de buena gana pero prevalece el bien común. El plan recomienda algunas expropiaciones en distintos castros de Asturias, que pueden garantizar la supervivencia de estos sitios, siempre que no acaben sufriendo del problema anterior de maleza y abandono.

Este problema es, como comprenderéis, el más frecuente en nuestros castros, y en los de territorios vecinos. La correcta catalogación de yacimientos por un lado, y la expropiación de terrenos por otro pueden ser una parte de la solución, pero en muchas ocasiones las tareas agricolas no son incompatibles con la conservación, incluso pueden ayudar a preservar el asentamiento, siempre que se haga siguiendo unas pautas de conservación que respeten los derechos del propietario.

La erosión marina

Este es un problema mucho más grave porque el único futuro esperable es que los yacimientos que lo sufren acaben desapareciendo para siempre. Tenemos el ejemplo claro en castros de Tapia de Casariego, que prácticamente han desaparecido ya por esta causa. Otro es el del castiellu de Podes que os comentaba ayer.

Algunos de los enemigos de los castros de Asturias. Eucaliptos, maleza, erosión marina y labores agrícolas.
Entorno del castro de Santa Gadea, con las islas Pantorgas. Tapia de Casariego. Las islas formaban parte del asentamiento antes de que la mar lo seccionara de la costa.

Aquí la solución es simplemente estudiar y documentar, todo lo que se pueda antes de que la pérdida de información y materiales sea irreversible. La perspectiva es poco halagüeña en este sentido.

Soluciones y líneas de actuación

En definitiva, todos estos problemas deberían estar hace décadas en vías de resolución, pero no ha sido así. Desde 2001 tenemos una ley de Patrimonio que recoge la protección y estudio de nuestro pasado y la mejora es notable respecto a las décadas anteriores (os hablaré en otro post de este tema).

Algunos de los enemigos de los castros de Asturias. Eucaliptos, maleza, erosión marina y labores agrícolas.
Vista aérea de Cueto Tablao utilizando Google Earth, uno de los últimos añadidos al catálogo de castros de Asturias.

Se está trabajando en la catalogación de nuevos castros y la futura publicación del Atlas castreño contribuirá a su divulgación, pero no nos engañemos, la mayoría de yacimientos ya están catalogados y no están excesivamente protegidos sobre el terreno. La necesidad de este plan lo pone de manifiesto.

Algunos de los enemigos de los castros de Asturias. Eucaliptos, maleza, erosión marina y labores agrícolas.
Restos de una vivienda romana en la Campa Torres. Uno de los pocos castros astures bien donde ya se están aplicando criterios de musealización y accesibilidad en Asturias.

Por tanto hay que actuar. Debe haber una respuesta real por parte de la administración, y para ello hacen falta fondos, que parece que están confirmados. Evidentemente hay que revisar cómo se emplean esos fondos.

También divulgar (en eso estamos) para cambiar conciencias sobre la protección del patrimonio de Asturias, pero en cuanto a lo que le toca a la Administración pública, señalizar, hacer visitable, adecuar accesos, plazas de aparcamiento cerca, etc… una serie de acciones que si se cumple el plan previsto, veremos desarrollarse a lo largo de este año.

Artículo anteriorEl castiellu de Podes
Artículo siguienteProblemas en el Chao Samartín tres meses después de las obras
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí