Paisaje de la Sobia, Teverga. Foto A. Fanjul Peraza

Ayer se presentaba ante el público y prensa asistentes en Teverga, la serie de hallazgos arqueológicos que realizó el equipo dirigido por Alfonso Fanjul Peraza en el entorno de la sierra de La Sobia.

Quizá el que más va a dar que hablar, por la posible continuidad en la aparición de más restos por la profundidad de la sima, es el descubrimiento de los restos óseos de tres individuos jóvenes datados en el siglo I d.C.

Las edades de los individuos eran de entre 20 el más joven y 36 años el mayor y, según la primera hipótesis del arqueólogo, fueron arrojados a la sima por tropas romanas. Para hacer esta afirmación se basa en los ejemplares numismáticos encontrados en las inmediaciones del yacimiento, lo que constata la presencia de tropas romanas en la zona y además añade un contexto temporal a los restos.

¿Presentado el hallazgo arqueológico que refrenda la rebelión de los astures en tiempos de Nerón?
Restos óseos en la sima de La Sobia. Fotografía A. Fanjul Peraza

La aparición de numerario está asociada en este periodo a la presencia de tropas romanas que recibían su salario en esa moneda, y que nos suele dar pistas sobre la procedencia de las unidades militares. Estos provenían de la legión acantonada en Clunia, la VII, fundada por Galba quien protagonizaría un enfrentamiento con el emperador Nerón.

Fanjul hace referencia indirectamente a que la supuesta pacificación de los astures tras el 19 a.C. no parece sostenerse, al menos en sentido estricto, a la luz de los  hallazgos epigráficos. En Rímini aparecía un epigrama que narra los logros militares de Marcus Vettius Valens, un legionario que fue condecorado en tiempos de Nerón por sofocar una revuelta de los astures 1. Esto contradice a autores como Dion Casio y otros que narraron el conflicto de las guerras cántabras y astures y que fija la fecha de pacificación del territorio del norte de Hispania 20 años antes del cambio de era

La fuerte presencia militar romana entre los astures con el establecimiento permanente de la Legio VII va más allá del mero control de la explotación del oro, y probablemente tuvo una labor intensa de control de un territorio como esta parte de la montaña astur entre los Pésicos.

Restos óseos en la sima de La Sobia. Fotografía A. Fanjul Peraza
Restos óseos en la sima de La Sobia. Fotografía A. Fanjul Peraza

De confirmarse esta hipótesis, los hallazgos presentados esta mañana vendrían a ser una confirmación de una posible represión sobre los astures, con los materiales sobre el terreno.

Pero evidentemente esa no es la única alternativa en este momento de la investigación. Se plantean otros escenarios posibles, como que se trate de esclavos o por qué no de una cueva ritual, en un contexto parecido al de otro de los hallazgos protagonizados por el arqueólogo asturiano en la Sima de la Cerrosa en Peñamellera baja.

La puerta está abierta a distintos escenarios que seguramente serán despejados gracias a los próximos análisis a los que van a ser sometidos los restos, que nos darán información sobre el parentesto entre ellos, o si se hallan piezas dentales, del análisis de estroncio podemos saber con certeza si son locales y por dónde se han movido.

De momento el análisis de los huesos nos cuenta que el mayor, de entre 30 y 36 años padecía una cojera producida por una deformación en la cadera, y que habría sufrido otros traumas óseos, algo frecuente en la población de la montaña de ese tiempo.

La Sobia, que apenas ha sido comenzada a estudiar, se perfila por tanto como un enclave arqueológico de excepción en la montaña central asturiana ya que además del hallazgo presentado están catalogados dos castros en las inmediaciones así como una granja prerromana que ha sido poco estudiada y es evidente que merece ser investigada más a fondo.

Más hallazgos y otros periodos históricos

Junto a los restos óseos se presentó otro hallazgo arqueológico que documenta la presencia de cazadores en el territorio en el Calcolítico o en el Bronce, una punta palmela de más de seis centímetros utilizada con fines cinegéticos probablemente.

Los restos más antiguos presentados son materiales líticos en un abrigo rupestre con una datación estimada en el Paleolítico Medio por su tipología. Un bifaz con huellas de uso, un cuchillo de cuarcita y otras herramientas.

¿Presentado el hallazgo arqueológico que refrenda la rebelión de los astures en tiempos de Nerón?
Materiales del Paleolítico Medio en La Sobia. Fotografía A. Fanjul Peraza

Queda mucho por investigar y por seguir excavando. Es el principio de algo grande, esa sensación creo que la tenemos todos. Ampliaremos información.

Notas al pie y bibliografía

  1. «[p(rimo) p(ilo)] leg(ionis) VI / Victr(icis) donis donato ob res prosper(e) / gest(as) contra Astures torq(uibus) phaler(is) arm(illis) » CIL, XI 395.
Artículo anteriorFotogrametría: piedra inserta en una pared de cabaña castreña en Mohías, Asturias
Artículo siguienteTres nuevos castros en el inventario arqueológico de Asturias. L’Atalaya, Cueto Tablao y Villardeveyo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here