Fotos de la investigación de Óscar García-Vuelta sobre colgantes de piel extendida.
Fotos de la investigación de Óscar García-Vuelta sobre colgantes de piel extendida.

La complejidad de las relaciones entre los distintos pueblos prerromanos de la Península queda reflejada muchas veces en la aparición de determinados objetos arqueológicos que sólo pueden ser explicados en un contexto de comunicación entre ellos.

Es el caso de los «colgantes-amuleto» de piel extendida. Un nombre rimbombante que en realidad refleja lo poco que sabemos aún de estos pequeños colgantes, a los que se les ha supuesto un cierto sentido simbólico. El año pasado, uno de los investigadores que más ha estudiado la orfebrería de los astures, Oscar García-Vuelta1, publicó un estudio específico sobre ellos. La investigación se centra en cinco piezas que permanecen en distintas colecciones como la del Instituto Valencia de Don Juan, Museo Arqueológico Nacional, etc. de los cuales tres fueron hallados en Asturias y tienen un paralelo formal con piezas dos piezas de Palencia y una recuperada en el castro de Cervo, en la costa lucense. Posteriormente, como veremos, se documentan nuevos paralelismos con estas piezas gracias a la investigación y los hallazgos arqueológicos.

Los colgantes de «piel extendida»

Se trata de colgantes realizados en oro, plata y cobre, fabricados entre los siglos III y I a.C. que tienen una forma característica que les da nombre: piel extendida, relojes de arena, etc. Presentan una decoración que, siguiendo el perímetro de la pieza, va trazando bandas concéntricas representando el centro de la pieza una forma distinta. Hasta ahora se habían estudiado atendiendo prácticamente en exclusiva a su forma, que las ha relacionado con objetos mediterráneos y de centro Europa.

Te puede interesar   ¿Hachas del Bronce final como instrumentos de trabajo en minas prehistóricas? No parece probable

Son de dos tipos.
Colgantes simples, que consisten en una pequeña pieza que reune todas las características y que tiene una pequeña anilla para colgarlo. Sólo están decorados por el anverso. En su parte inferior tienen una pieza que termina en dos ganchos curvos hacia el reverso de la pieza. Los tres que veis en las fotografías aparecen en territorio de los Luggones.

Conjunto de colgantes simples estudiados por Óscar García-Vuelta. Las fotografías son suyas.
Conjunto de colgantes simples estudiados por Óscar García-Vuelta. Las fotografías son suyas. Las piezas proceden de Asturias

Colgantes compuestos. Se trata de objetos mucho mayores. Compuestos por diferentes piezas como cadenillas, colgantes, argollas, etc. que presentan una técnica similar. En estos casos, la pieza con forma de piel extendida es mucho mayor igual que la complejidad de la pieza.

Uno de los colgantes compuestos procedente de Villamayor. Foto Óscar-García Vuelta y foto colección Soto Cortés (MAN)
Uno de los colgantes compuestos procedente de Villamayor. Foto Óscar-García Vuelta y foto colección Soto Cortés (MAN)

Ambos tipos de piezas aparecen en Asturias; Laviana y Piloña (tres de los cinco colgantes simples), y dos en Palencia, mas otro descubierto posteriormente en Lugo. Los compuestos también aparecen en Villamayor y ya os hablé de ellos cuando escribí sobre la colección Soto Cortés.

En las técnicas se aprecia la complejidad de estas piezas y también comienza a hablarnos del origen de las mismas. Por ejemplo las cadenillas son de tipo mediterráneo, igual que el globulado y el granulado. Encontramos decoraciones utilizando este tipo de trabajos en un amplio repertorio de piezas documentadas en Asturias, como en los famosos discos que se encuentran en la exposición permanente del Museo Arqueológico de Asturias, o algunos de los torques expuestos en la institución. Os recomiendo la lectura del artículo de Óscar en el que encontraréis una descripción detallada de las mismas.

Discos áureos. Museo Arqueológico de Asturias.
Discos áureos. Museo Arqueológico de Asturias.

Influencias mediterráneas y centroeuropeas

El estudio de estos objetos ha estado condicionado desde el inicio por la búsqueda de paralelismos formales de los mismos. Uno de los primeros que se estableció fue el de los llamados «lingotes chipriotas» de la Edad del Bronce. La doble hacha, es uno de los motivos estéticos que aparecen con mucha frecuencia en el Mediterráneo oriental durante el II milenio a.C. con una larga perduración que nos lleva a encontrarlos en el siglo V a.C.

Te puede interesar   Novedades editoriales: El balneario campestre curativo romano de Fuensanta

Por otro lado, el paralelismo formal también es notable en algunas piezas documentadas en contestos Hallstáticos de Centro Europa, como estas piezas (1) procedentes de Hungría. Fijaos el paralelismo de la anilla de suspensión del 1b con nuestros «colgantes de barrita moldurada«.

Colgantes de piel extendida de tipo centroeuropeo 1 y piezas del tesoro del Carambolo 2.
Colgantes de piel extendida de tipo centroeuropeo 1 y piezas del tesoro del Carambolo 2.

En un entorno más cercano, el descubrimiento posterior del tesoro del Carambolo (2) completó el corpus de piezas relacionadas con estos objetos. Quizá es en la mitad sur de la Península donde aparece con más frecuencia este motivo, tanto en orfebrería como en arquitectura.

En la mitad norte peninsular este tipo de motivos decorativos aparecen tanto en metalurgia el tesoro de Arrabalde, como en motivos cerámicos del noroeste, lacerías, etc… así como en piedra. Mención aparte merecen piezas como los pequeños ganchos vueltos que aparecen en bronce que son conocidos como «broches astúricos» o laciformes. En realidad conforman un corpus estilístico del ámbito astur en el que hay algunos elementos autóctonos y otros que gozan de una distribución casi total por toda la península, en un sincretismo de estilos y técnicas cuyo resultado es espectacular.

Tesoro de El Carambolo. Siglos VII al V a.C. Museo Arqueológico Nacional. Foto CC
Tesoro de El Carambolo. Siglos VII al V a.C. Museo Arqueológico Nacional. Foto CC

En definitiva. Óscar García-Vuelta está profundizando exponencialmente el conocimiento de nuestra orfebrería astur aplicando técnicas de arqueometría que están permitiendo conocer a fondo su composición, técnica, estilos decorativos, etc… con los consiguientes avances en su estudio cronológico y estilístico. Es un paso adelante que supera los postulados de décadas anteriores que se basaron, por necesidad, en la comparación formal de las piezas, y que nos abre un mundo de posibilidades en la comprensión de la realidad de estas piezas.

Te puede interesar   Piezas sueltas. Una peineta de bronce de la Campa Torres descubierta en 2023

Notas al pie y bibliografía

  1. García-Vuelta, O. (2023): Los “colgantes-amuleto” de oro castreños en forma de piel extendida: aportaciones para su estudio. Complutum, 34(2): 527-552

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí