Diversos objetos procedentes de Lancia recogidos por Gago Rabanal. 1902

Si hay un nombre de un investigador ligado a Lancia ese es el de D. Elías Gago Rabanal. El médico leonés que dedicó su tiempo a otros campos como la arqueología y la geología, es el primero que publica una monografía sobre el yacimiento de Villasabariego, ya identificado con Lancia a principios del siglo XX. Hoy me ocupo de daros a conocer esta temprana obra de arqueología sobre los astures 1.

Biografía

D. Elías Gago Rabanal (1851-1913) fue un hombre de ciencia que compatibilizó su profesión de médico, con la actividad investigadora en este y otros campos, sobre todo la geología y la paleontología que por aquel entonces estaban estrechamente ligadas a una incipiente arqueología. En ese ámbito es uno de los descubridores de las colecciones de fósiles del Museo de León, y se le atribuye el descubrimiento de un «elefante primitivo» en los alrededores de la ciudad, años después del descubrimiento del mastodonte de La Candamia.

Llevó a cabo numerosas campañas de excavaciones a finales del siglo XIX como miembro de la Comisión de Monumentos. Su estudio de Lancia hay que interpretarlo en el contexto de la etnogénesis de la nación española.

Fotografías de fósiles recogidos por Rabanal. En Estudios Retrospectivos de la provincia de León.

Para nosotros es una suerte que haya tomado como objeto de estudio el castro astur y posterior ciudad romana porque nos permite adentrarnos en el estado del mismo hace un siglo, y tomar una perspectiva del asentamiento en la historiografía de todo el siglo pasado.

Eran autores que todavía seguían una doctrina entre creacionista y evolucionista, como resalta Marco de la Rasilla en la biografía como investigador que se puede encontrar en la Real Academia de la Historia haciendo gala de «un difícil equilibrio entre fe y razón.»

El estudio de Lancia publicado en 1902,que os comento en este post, es una de sus obras más conocidas y celebradas, que fue seguida en 1910 por Estudios retrospectivos de la provincia de León. Tiempos geológicos. Primeras edades de la Historia, donde recoge su labor como investigador en el ámbito de la biología y paleontología y en el que vuelve brevemente a hacer consideraciones sobre la Protohistoria y el origen del pueblo astur en un opúsculo que os recomiendo.

Te puede interesar   Jornadas de recreación en la Campa Torres: Cilurni et Romani

Apenas tres años después fallecía.

La primera obra sobre los astures lancienses

Se trata de un compendio de los conocimientos adquiridos por el autor como arqueólogo. Me llama la atención la presentación de hipótesis basadas en esa experiencia y en el análisis de las fuentes, que yo calificaría de atrevidas. Por ejemplo propone ya desde una época temprana que el declive de Lancia se debe al auge de Legio.

Es interesante también destacar el estudio de los cenizales, que aquí en el norte llamaríamos concheros, donde se depositan las basuras y otro tipo de restos de deshecho del castro astur y de la ciudad romana. En ese contexto estudia las cuevas (hoy se pueden visitar como Cuevas Menudas). En los cenizales, que creo que es el primero que los denomina así, llamados «terreras» por los naturales según él, encuentra «depósitos de desperdicios de antiguas poblaciones» que estudia y describe y que forman el cuerpo descriptivo de su obra, categorizados en dos partes.

La primera parte, que está dividida en cuatro capítulos, trata sobre objetos arqueológicos pétreos y óseos. En esos estudios se recoge una rica colección de hachas neolíticas que actualmente están en el Museo de León. Son objetos recogidos al aire libre, en prospecciones por la zona o bien en las cuevas.

Hachas neolíticas del entorno de Lancia. Rabanal 1902

La segunda parte, que se dedica a la metalurgia, habla de herramientas de bronce y hierro y también algunas piezas en metales preciosos como oro y plata. Acaba el capítulo con un apartado de numismática. El autor atribuye todos los objetos al periodo astur y romano de la ciudad de Lancia, sin embargo, el análisis de las piezas conservadas nos habla de época visigoda en algunos casos, como los jarritos litúrgicos, hebillas, etc.

Te puede interesar   Las Médulas reciben el reconocimiento de Valor Universal Excepcional por la UNESCO

La tercera parte del libro habla de la etnografía de los astures lancienses. Se basa para ello en el análisis de un completo conjunto de restos humanos profusamente ilustrados con fotografías en el que establece unas tipologías acordes con la época de estudio. Por ejemplo habla de la dolicocefalia de los lancienses antiguos en un contexto en el que llegan aportes braquicéfalos, del tipo del norte de Europa, que se mezclan con la población autóctona, dando lugar a los diferentes tipos de la región asturleonesa.

Gago Rabanal determina la presencia de restos romanos en Lancia junto con otros más antiguos que persisten durante la época de dominación imperial.

En su obra de 19102 ya hace una lastimosa descripción de este importantísimo asentamiento, en la línea del discursos arqueológico de su tiempo:

Estudios de Arqueología Protohistórica y Etnografía de los Astures Lancienses (hoy leoneses)

«quince siglos lleva Lancia dando lastimeros gritos con sus edificios destruidos, casi pulverizadas sus gigantescas estatuas de bronce y mármol blanco, rotos sus objetos artísticos, destrozadas sus alhajas de oro y piedras preciosas, ágatas primorosamente grabadas, monedas, cerámica y cuantos útiles pudieran proclamar su antigua existencia en el cerro de Villasabariego, partido judicial de León, a cuatro kilómetros próximamente de la margen derecha del río Asturea… hoy Esla. ¿Y todavía no ha sido reconocida por los historiadores españoles, ni aún por los asturianos de la provincia de Oviedo! por los descendientes de aquellos trasmontanos que unidos a los astures augustanos, los lancienses y cántabros defendieron tan brávamente exhalando el último aliento de pechos libres…»

Al menos en el futuro parece que el anhelo de Gago Rabanal se está cumpliendo y el yacimiento parece que va a gozar del reconocimiento debido… más de cien años después de este tiempo.

La colección y su dispersión

Podéis imaginar el considerable número de piezas recogidas durante años de investigación por parte de Gago Rabanal en Lancia. Se habla de una rica colección de joyas y otros objetos de valor que fueron entregados por el investigador a la Comisión de Monumentos: colgantes, cerámicas, monedas, etc… Todos ellos o la mayoría han desaparecido.

Te puede interesar   El puñal de Lancia

Lo mismo con otras piezas, como tres objetos de cobre procedentes de minería calcolítica de León que recogió el autor y que han desaparecido 3.

Consolidación de los restos excavados en Lancia hasta 2021

Cuando fallece Gago Rabanal en 1915 la colección pasó a la Comisión Provincial de Monumentos de León donada por sus hermanas. En el proceso de cesión establecen unas condiciones específicas para que la colección no se disperse, sin embargo 10 años después ya habían desaparecido algunas, como unos broches visigodos, uno de los cuales ha aparecido en Burdeos, en Le Musée d’Aquitaine4 etiquetado como procedente de la montaña leonesa.

El Museo de León recibe con motivo de su constitución en 1988, 32 piezas procedentes de Gago Rabanal, y aunque se desconoce el número exacto de objetos que la componían, son un número muy reducido respecto a la colección original.

El Instituto Leonés de Cultura, que actualmente dirige las investigaciones en Lancia, está intentando recopilar información sobre todos los objetos conocidos procedentes del yacimiento, que han sido objeto de compra venta, y coleccionismo. La semana pasada os hablaba del puñal de Lancia, que se encuentra en la Hispanic Sociey de NY, como ejemplo destacado de esta dispersión.

Puñal de Lancia. Hispanic Society NY

Notas al pie y bibliografía

  1. GAGO RABANAL, E. (1902). Estudios de Arqueología Protohistórica y Etnografía de los Astures Lancienses (hoy leoneses). Miñón. León.
  2. RABANAL, G., & Arquebiología, E. (1910). Estudio retrospectivo de la provincia de León. Tiempos geológicos. Primeras edades de la historia. León, 65-123.
  3. Blas Cortina, M. Á. D., & Suárez Fernández, M. J. (2009). Utillaje faunístico inédito de las labores de cobre prehistóricas de La Profunda (León) y su datación C14 (AMS). Zephyrus: Revista de prehistoria y arqueología.
  4. Gárate, J. A. H., & Cuenca, E. G. (2018). Dos nuevos broches de cinturón damasquinados de época visigoda con decoración de tema animal. Sautuola: Revista del Instituto de Prehistoria y Arqueología Sautuola, (23), 349-357.
Artículo anteriorConferencia: Labras ornamentales en el concejo de Piloña. Ángel Villa Valdés
Artículo siguientePrimeros resultados de la campaña de la sima de La Sobia, Teverga. Había un niño.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí