Nos ha sorprendido la prensa esta mañana con la gran noticia. A mediados del mes de Septiembre en las obras en un solar de la calle Ezcurdia de Gijón, se produjo el hallazgo de varias piezas arqueológicas que apuntaban a la presencia de un asentamiento de época romana de tipo militar. Se trataba de un busto del emperador Augusto conservado parcialmente pero en el que aún se podía vislumbrar el característico ceño fruncido del Príncipe, y además se encontraron diversas piezas de armamento como varios pilum y otras poco habituales en este tipo de asentamientos llamadas «olisbos».

Lo curioso del descubrimiento es que según cuentan los vecinos, el hallazgo de restos romanos era de conocimiento común entre la gente del barrio y muy conocido por varios arqueólogos de renombre del Principado que lo habrían mantenido en secreto. Como os podéis imaginar, el hallazgo ha generado mucha controversia porque se ha avivado el intenso debate entre los defensores de un Gijón Romano que rivalizaría con la propia Paestum, y que ahora verían respaldada su posición con un asentamiento fortificado al estilo del Castra Legionis, y los detractores del mismo, que defienden que el romano más próximo a Gijón debió estar precisamente en el campamento de la Legio VII.

Hallado un campamento romano en el subsuelo de la ciudad de Gijón

El nuevo campamento, que ya ha pasado a llamarse «el campamentón», ya ha sido visitado por los Symmachiarii de la ciudad vecina de Oviedo quienes defienden seguramente se trate del campamento original de este contingente indígena que participó en diversos conflictos en plan cuerpo de élite y harán una reunión social en el solar para reivindicar su apoyo a la ciudad de Gijón «en su camino a convertirse en la próxima gran urbe romana del norte de España».

Por nuestra parte manifestar que llegar a las casi trescientas palabras para gastaros una broma del día de los Inocentes me parece ya excesivo. Un saludo 😉

Artículo anteriorEl estudio sobre ADN en las islas británicas que incluye individuos del norte de Iberia
Artículo siguienteArgandenes entra en el Inventario de Patrimonio Cultural. Nuevas intervenciones previstas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here