Vista aérea del Castrillón de Larouco. Foto Onda Cero

Las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo el mes pasado en el yacimiento de Castrillón, en Larouco (Ourense) han permitido documentar una cabaña de la segunda Edad del Hierro bajo la cual aparece un depósito votivo.

Lo curioso es que ninguna de las dos cosas es usual en el ámbito castreño. La cabaña, cuyo perímetro se excavó en la roca, presenta una forma cuadrangular de unos 30 metros cuadrados.

Es evidente que no se trata de una vivienda, sino de lo que suele ser considerado una cabaña con fines comunitarios, bien como un carácter de reunión o incluso un lugar sacro. Estas cabañas de grandes dimensiones están bien documentadas en todo el mundo castreño, por citar una de similares características hablaríamos de la del Chao Samartín en Asturias.

El otro objeto es una olla cerámica, de la que la Xunta no informa sobre el contenido, pero que suelen ser pequeños animales que se ofrecen como sacrificio en el momento de la construcción de la cabaña. Al menos están bajo el nivel del suelo de las mismas, en este caso parece que excavado en la roca y tapado con una loseta. No son habituales en el mundo castreño, quizá reservados para determinadas estructuras con un simbolismo particular.

El castro de Larouco está en territorio de los Gigurros, una de las tribus astures más occidentales del Conventus asturum. Es un asentamiento de la Segunda Edad del Hierro con aproximadamente tres hectáreas en un lugar elevado sobre el río Bibei. El lugar, defendido por cuatro fosos, fue elegido por el amplio control visual que proporciona. Es visitable y cuenta con paneles informativos.

Te puede interesar   Estas son las directrices del acondicionamiento del castro de Mohías para ser visitable en 2023
VIAXunta.gal
Artículo anteriorLa fíbula de caballito de la Campa Torres
Artículo siguientePresentación de un conjunto de armas de bronce en el Museo Etnográfico de Quirós.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí