Mapa de castros de Asturias. Relacionado con altitud y relieve. Basado en Fanjul Peraza, 2005

Es una pregunta que puede sorprender a estas alturas, pero en cuya respuesta se esconde una de las características del poblamiento de la Edad del Hierro en la Asturia transmontana. Evidentemente debe ser respondida a un nivel muy general ya que se han realizado estudios muy detallados explicando los patrones de población de zonas concretas de Asturias. No es esa la finalidad de este post, sino ver de una forma gráfica, cómo se distribuyen los castros en Asturias y por qué hay una mayor densidad de población en unos que en otros.

Estos días leí un interesante artículo en Nosdiario, donde, de la mano del historiador Xavier Moure, se hablaba sobre la enorme densidad de castros en Galicia. La comunidad vecina tiene catalogados más de 4000 castros, algo que adquiere una relevancia mayor si cabe si tenemos en cuenta que hace 20 años «sólo» estaban catalogados 2000. En Asturias el número de asentamientos fortificados es sustancialmente menor, actualmente se estima en 250, pero no sólo por la enorme diferencia en kilómetros cuadrados con la comunidad vecina, sino por otros factores que vamos a ver a continuación.

El mapa del artículo en realidad no me sirve para lo que quería enseñaros ya que sólo muestra el número de asentamientos en cada concello, sin posicionar, que es lo relevante en este tema. Para ello busqué otro mapa, curiosamente de los pocos que hay con la mayoría de posiciones de castros de Galicia (además es demasiado pequeño y tuve que usar una IA para ampliarlo).

Mapa de castros de Galicia. Colexio Oficial de arquitectos de Galicia.

Galicia tiene un territorio de 29.575 km2 y Asturias 10.604 km2 (vía san Google), es decir, nuestra comunidad es aproximadamente una tercera parte. Pero esto no debe llevarnos a error. Si en Asturias tuviéramos la misma densidad de castros que allí (unos 7.4 por km2) deberíamos tener 1450 asentamientos por lo menos. Hay mucha diferencia con esos 250 ¿verdad? Vamos a verlo.

Analicemos el territorio. Si profundizamos un poco más en el tema, veremos que la franja donde más castros hay en Galicia es en el interior. Los castros en la costa son relativamente escasos excepto en la franja atlántica. Es significativa la diferencia en Lugo, cuyo patrón de población es similar al del sector occidental de Asturias.

Te puede interesar   Nueva campaña de excavaciones en el castro de Alava, Salas

En Asturias el relieve es mucho más abrupto. En el mapa que hice para esta entrada utilicé uno de altitud y relieve 1 al que le superpuse el de Fanjul Peraza2 donde cada número es un poblado fortificado.

Si relacionamos densidad de castros con altura ya empezamos a tener pistas de por dónde van las cosas. En la franja costera del occidente de Asturias hay un gran número de asentamientos.

Si conocéis el paisaje os daréis cuenta enseguida que son costas bajas y suaves, a las que sigue la llamada rasa costera, que continúa hacia Lugo. Fijaros que la sierra que corre paralela al Navia hace de frontera de este grupo hacia el interior, mientras que se aprovecha el valle del Navia para penetrar en el interior. Esos castros pertenecen a los Cibarcos, Albiones etc, y marcan el final del mundo galaico.

Más hacia el centro vemos de nuevo un patrón diferente. En una amplia franja de la costa desaparecen los castros o se vuelven muy escasos. Es la costa entre Cudillero y Luarca, donde hay algunos asentamientos, pero en general se trata de enormes acantilados que no facilitan la existencia de poblados en sus inmediaciones, aunque los hay, en casi cada cabo que rompe esta uniformidad, mientras que en el interior, sobre todo en los valles del Narcea y antes de llegar a las cumbres de la cordillera se vuelve a producir de nuevo una gran acumulación de poblados. En realidad son paisajes suaves, Tineo, Cangas del Narcea, etc. En esa zona existe un paisaje de llanuras y valles suaves en las alturas, que han sido poblados por ganaderos desde el neolítico. Son los poblados de los Pésicos.

La franja central de Asturias comienza en la desembocadura del Nalón, (88-91). El terreno vuelve a ser más suave y la apertura de rías como la del Nalón o Avilés al comienzo del Cabo Peñas, facilita el asentamiento humano. Tierra adentro existe una zona baja de llanuras y un relieve suave, que favorece el asentamiento de un gran número de poblados en la zona actual de Oviedo justo en el centro del mapa, Allí está Lucus Asturum, por ejemplo. Si os fijáis en la zona central del mapa, veréis las rutas tradicionales de penetración en el territorio (31-35) en los grandes valles de montaña, que bajan hacia la cuenca central y la llanura del centro de Asturias y la costa. Aquí comienza el territorio de los Luggones.

Te puede interesar   Asentamientos: Lucocadia, la patria de un jinete con mala suerte

Fijaros que la densidad es mucho menor que la de los Pésicos. A lo mejor eso explica por qué Plinio el Viejo nombra a estos últimos y de los Luggones no tenemos ni rastro en su obra.

Si continuamos hacia el Sella el patrón de asentamientos es similar, aunque se van reduciendo el número de poblados. El mapa no lo refleja pero es una zona abrupta aunque las altitudes no sean excesivamente grandes. En el Oriente de Asturias la montaña se acerca a la costa con un gran desnivel en pocos kilómetros. Antes del Sella la costa es suave, con amplias playas y desembocaduras de ríos. Hacia el interior hay valles profundos al lado de multitud de elevaciones. Si bien los valles interiores que corren paralelos a la costa son vías de comunicación naturales vemos que el predominio de los asentamientos de esta zona están relativamente cerca de la costa o del cauce de alguno de los ríos principales.

Sinceramente creo que aquí debe haber muchos más castros de los que hay contabilizados. La orografía no es demasiado complicada, está regada por numerosos ríos y hay amplios valles aptos para la ganadería y la agricultura. Excepto la ría de Villaviciosa o la zona central vemos grandes vacíos, extraños en un territorio que ofrecería oportunidades. Incluso en la costa hay zonas relativamente asequibles que parecen despobladas.

Y llegamos a la gran anomalía. El oriente de Asturias desde el Sella hasta Cantabria. Aquí el desnivel es muy importante, con las montañas a un paso de la costa. No obstante, tras la sierra del Cuera, la que corre en color naranja paralela a la costa se observa un amplio valle fluvial en el que no hay catalogados asentamientos. Eso es rarísimo.

Te puede interesar   Castro de Alava, en busca del origen de los metales

El Sella es considerado tradicionalmente como la frontera entre Astures y Cántabros. El problema aquí es que se especula con que los poblados de los Orgenomescos y los Vadinienses sean diferentes a lo que vemos en el resto del territorio. En la vecina Cantabria, que vemos que tiene una costa más suave y baja que la de Asturias la ausencia de poblados es la misma.

La rasa costera se estrecha mucho en este punto, con lo que la apertura de valles y lugares de cultivo se complica. Creo que quizá debamos buscar la explicación en otros factores, como los climáticos, o en actividades de subsistencia de tipo trashumante que no requirieran de grandes poblados estables.

Para concluir

Quiero poner énfasis en este post en la relación entre paisaje y densidad de población. No creo que sea la explicación definitiva para los patrones de poblamiento de los astures trasmontanos, pero creo que están muy relacionados. Me parece que a través de los mapas es más fácil entender cómo se distribuye la población y cuál pueden ser algunas de las razones para que se haga de esta manera.

Hay que contar con otros factores, como el uso agrícola intensivo del paisaje en la zona central, mientras que la occidental es tradicionalmente más ganadera. Aunque también pensaría en la actividad investigadora que en Asturias es mínima en comparación con Galicia, y precisamente donde más recursos se han invertido es en la zona occidental de la región.

En definitiva creo que el número de castros identificados no se corresponde con la realidad, y que hay que seguir buscando, sobre todo en el sector central y oriental de Asturias.

Notas al pie y bibliografía

  1. https://es-es.topographic-map.com/
  2. Fanjul Peraza, Alfonso. (2004). Los castros de Asturias. Una revisión territorial y funcional.
Artículo anteriorLa cerámica de tradición astur de Zamora
Artículo siguienteYa está online: Actualidad de la investigación arqueológica en España IV (2021-2022)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí