Excavación de La Estaca, 2022

Es una de las conclusiones más interesantes de la campaña de excavaciones de este año en la popular villa romana del centro de Asturias. Un horno que se usó en un primer momento para calefactar la sala donde se encuentra el espectacular mosaico descubierto en 2018 pero que a lo largo de los siglos siguientes, después de la ruina de la villa y posterior reutilización se utilizó como horno de fundición de metales, según cuenta Juan Muñiz en esta noticia de la prensa regional.

En la misma, se dice que la ocupación de la villa fue continuada entre el siglo II y el VII, pero creo que es difícil afirmar eso sin tener una datación fiable del lugar. Así nos lo manifestó Juan en la visita que hicimos a las excavaciones de este año, donde nos habló precisamente de este horno, que se ha convertido en la estrella informativa de la campaña.

Si que parece que la acumulación de cenizas sugiere una utilización con una frecuencia suficiente como para permitir aventurar que el conocimiento de la ubicación del horno no se perdió en ningún momento. Eso podría indicar que la ocupación es continua o con cierta continuidad, con periodos de abandono, pero nunca afirmarlo sin tener más evidencias.

Un horno del siglo VII en la villa de La Estaca
Funcionamiento de un hipocausto, siimilar al de la villa de La Estaca. La estructura de la que hablamos es el horno situado abajo a la izquierda
«la reutilización del horno romano en época tardoantigua es un hallazgo muy llamativo porque demuestra la continuidad en la población en un periodo sobre el que no se puede saber nada porque no hay documentación escrita y la arqueología nos da estas pistas... conocíamos la presencia de habitaciones calefactadas y queríamos ver el sistema, tras la aparición del horno, al estudiar los distintos lechos de ceniza comenzó a aparecer gran cantidad de escoria: los que vinieron detrás siguieron usándolo para producir metal, no pudieron pasar cien años entre uno y otro, tuvo que haber alguien que sabía que allí había un horno. Es muy posible que los antiguos trabajadores de la villa siguieran en ella tras su abandono».

La cronología que el equipo considera que tuvo la villa fue de una construcción a finales del II d.C. o principios del III d.C. Para establecer esta fecha se han basado en material latericio que tiene un sello de Licinius, un alfarero regional que trabaja en ese periodo. Los mosaicos probablemente se fabricaron entre los siglos III y IV d.C. quizá el momento de apogeo de la villa. La cabaña y el horno que se han documentado en esta intervención alargarían la ocupación hasta los siglos previos a la Edad Media, ya convertida en otro tipo de asentamiento.

La villa de la Estaca, por tanto, se está revelando como uno de los sitios a investigar para conocer un amplio periodo de ocupación que nos daría información relevante sobre la vida en los siglos posteriores a la caída del Imperio romano en el 476. Ya no os digo nada si se encuentra una necrópolis 😀

Artículo anteriorLos recintos fortificados en corona en el oriente de Asturias. Una interesante reflexión funcional
Artículo siguienteLa estela de Duesos
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí