Uno de los castros más peculiares del centro de Asturias es el de El Colleu, en Riosa. A primera vista una corona en la que la acción antrópica es intensa. Una elevación casi circular en la que se hace evidente un control visual del entorno. Sin embargo tiene una peculiaridad importante. Su pequeño tamaño no parece que haya sido suficiente para albergar a una población significativa. Entonces… ¿Cuál era su función?.

El Colléu, Riosa. Vista generada con Google Earth

El lugar, que ha sufrido mucho por la actividad humana, ha sido objeto de atención desde finales del siglo XIX. En su perímetro se encontraron a principios de siglo varias lápidas con inscripciones romanas que hoy están desaparecidas.

En los años 60, cuando fue catalogado por Jose Manuel González y todavía eran visibles restos de estructuras y del sistema defensivo, además en la década de los 70 aparece una nueva lápida en una de las construcciones que se han hecho en este castro, que ha sido interpretada como un ara votiva dedicada a Reve. La transcripción más aceptada es la que da Diego Santos 1:

Mu(numentum) Re(ae) Pece (o Pici) / Parameco / Cadabre (o Cadabri) <p>(osuerunt)

Viene a ser algo así como, Los Cadabri dedican este monumento a Reve Pece Parameco

Es muy curiosa esta interpretación ya que se trata de una deidad propia de Gallaecia y Lusitania, y que en Asturias tendría por tanto su expresión más oriental casi en el centro de la región, en territorio pésico. Hay que decir, que esta interpretación no ha estado exenta de debate. Actualmente se encuentra en el Tabularium Artis Asturiensis, por desgracia no accesible para todo el mundo.

El Colléu, Riosa. Fotografía A. Fanjul Peraza

Fanjul Peraza, lo considera un posible santuario astur2 entre otras opciones. Su pequeño tamaño, así como la concentración de lápidas en la zona, apuntan a un uso complejo más allá del meramente habitacional. No obstante los terrenos que lo rodean son aptos para la agricultura, que permitirían sostener a una población pequeña sin problema3 .

Lo que es evidente es que nos falta mucha información para sacar conclusiones sobre los castros al nivel de excavaciones que se han hecho actualmente.  Probablemente una intervención arqueológica daría algo más de información, sobre todo de dataciones del asentamiento, lo que permitiría establecer distintas opciones, como una posible torre de vigilancia de época romana, al estilo de las de las estribaciones del Naranco en Oviedo, o efectivamente algún tipo de santuario, o lugar de culto.

Guarda semejanzas con lo que sucede en el santuario de Llugás, en Villaviciosa, con testimonios de lápidas romanas, solo que este último mantiene su caracter religioso 20 siglos después.

El castro del Colléu está incluido en el Inventario de Patrimonio y aparece en la carta arqueológica de Riosa.

Notas al pie y bibliografía

  1. Diego Santos, F. (1985) Epigrafía Romana de Asturias. Oviedo. pp.58-59 y 79
  2. Fanjul Peraza, A. (2019): Los astures. Un pueblo céltico del Noroeste Peninsular. Instituto de Estudios Bercianos. Ponferrada.
  3. Fanjul Peraza, A. (2014) Los Astures y el Poblamiento Castreño en Asturias. Tesis Doctoral. Universidad Autónoma de Madrid.
Artículo anteriorEl proyecto del CSIC para explorar más allá de las murallas de los castros
Artículo siguienteTalleres didáuticos d’arqueoloxía. Vigaña Arcéu 2022
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí