Canalizaciones de agua descubiertas bajo el suelo de la villa en la campaña 2021. Foto LNE

Hoy en el programa «Un buen día para viajar» de la RTPA (Radio televisión del Principado de Asturias) entrevistaron a Juan Muñiz, arqueólogo al frente de las excavaciones de la villa astur-romana de La Estaca, en Las Regueras en relación a la intervención de este año.

Cualquier actividad arqueológica busca aportar cuanta más información histórica mejor, así que apariciones en medios de comunicación para contar novedades en las intervenciones arqueológicas siempre es interesante.

De las novedades de este año, quizá lo que está siendo más mediático es la confirmación de las canalizaciones de agua en la villa. La sospecha ya había surgido en la intervención que mostró el mosaico, que vino a ser confirmada en un sondeo realizado en esta ocasión. De hecho la canalización pasaba por debajo del mosaico y de las habitaciones aledañas.

El descubrimiento se hizo gracias a la intervención en una zona de saqueo, quizá medieval, en la que se llevaron el suelo dejando a la vista la estructura.

Se sospecha que estas canalizaciones llevaban el agua a alguna zona central de la casa, como un patio con un impluvium. Esta agua, limpia, acabaría en un depósito o cisterna que la recogería y que tras ser usada, acabaría desaguando en una canalización hacia el río cercano.

Comenta Juan Muñiz, que aparte del sistema de gestión del agua se conoce más o menos bien el sistema de caminos, con lo que se amplia la información histórica que rodea a esta villa. Se calcula que en torno a unas siete hectáreas en torno a la villa hay restos, incluyendo canalizaciones del río, construcciones, etc. Se plantea un espacio de interés arqueológico grande, una villa de grandes dimensiones con un núcleo de población en torno a él.

Si tenemos en cuenta que un asentamiento de este tipo es un lugar de producción económica es fácil percibir que la atracción de personas y medios del entorno es fuerte allí. Existen un buen número de asentamientos de niveles intermedios entre la villa romana propiamente dicha y una ciudad romana (que nunca hubo en este asentamiento por lo que parece). Sin embargo sí que se puede constatar su pervivencia hasta época medieval al menos con la fundación de la iglesia parroquial de San Martín de Biedes.

La edificación, datada en el siglo III d.C. tras su ocaso mantuvo la pervivencia de la población hasta la época en la que se cristianiza, y si bien no da lugar a una Pola, por ejemplo, se mantuvo al menos como aldea o parroquia.

Durante la última semana de excavaciones, del 11 al 18 de Septiembre, se podrá visitar la excavación. El último día habrá una jornada de recreación histórica pensada para niños. Os informaremos en cuanto tengamos más datos. Habrá que inscribirse, como el año pasado.

Artículo anteriorNuevas intervenciones en el castrillón de Larouco, en Ourense
Artículo siguienteTribus astures: Los Zoelas
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí