La Sobia desde la colegiata de San Pedro en La Plaza, Teverga

Hace unas semanas os contaba que estábamos inmersos en la segunda campaña que se llevaba a cabo en la sima de La Sobia, en la montaña central asturiana. Se trata de una campaña de prospección y sobre todo topografiado completo de la cueva, labores ambas que se pudieron llevar a cabo con éxito y con sorpresa incluida ya que se descubrieron más restos óseos humanos pertenecientes a un nuevo individuo, en concreto un niño o niña de corta edad, que se añade a los tres individuos adultos de 2021.

El hallazgo de restos óseos de individuos de la Edad del Hierro o el cambio de era en territorio astur trasmontano es un hecho fundamental para conocer las poblaciones indígenas del norte de España. Aún son muy pocas las muestras óseas que se pueden estudiar en el territorio pertenecientes a este periodo ya que es una característica entre galaicos, astures y cántabros, así como pueblos protohistóricos de otras parte de Europa occidental (por ejemplo entre tribus de Inglaterra) el no contar con enterramientos, lo que restringe mucho el conocimiento que tenemos sobre cuestiones como ADN o estudios de isótopos para conocer la procedencia de estos individuos así como sus desplazamientos por el territorio en este periodo. Sin embargo, gracias al estudio de las cuevas en las que se están detectando restos de enterramientos o depósitos rituales, cada vez contamos con más individuos de dicho momento.

Restos del individuo infantil de la sima de la Sobia. Teverga. Foto A. Fanjul Peraza

El proyecto arqueológico que se está llevando a cabo en la sierra de la Sobia cuenta con la financiación del Ayuntamiento de Teverga y forma parte del proyecto «Subterra religio» dirigido por Silvia Alfayé, de la Universidad de Zaragoza. Se trata de una amplia prospección de toda la superficie de la sierra, que cuenta con brañas y pastos de altura donde ya se detectaron estructuras tumulares en el pasado. Se trata de una enorme superficie de la que apenas se ha explorado una pequeña parte.

Te puede interesar   Unas notas sobre la presentación de los tres últimos años de excavaciones arqueológicas en Lancia
Corros de Teverga

En el transcurso de las tareas de prospección, Alfonso Fanjul Peraza y David Suárez Rey investigaron por primera vez la sima en 2021 y encontraron restos humanos de tres individuos que fueron datados y que dieron fechas a comienzos del siglo I d.C. Desde entonces y ya en 2022 la actividad arqueológica se centra en el reconocimiento pormenorizado de la cueva y recogida de los restos encontrados en el suelo de la misma.

Tras la intervención de campo se pasará a un proceso de identificación y sobre todo datación de los restos óseos tanto humanos como de fauna encontrados en esta campaña con el objeto de determinar si concuerdan con las dataciones de 2021. Con esa información se procederá a una excavación.

Posteriormente se continuará con el proceso de prospección de la sierra en busca de nuevos puntos de interés arqueológico.

Artículo anteriorHistoriografía: Elías Gago Rabanal y el primer estudio sobre los astures Lancienses. 1902
Artículo siguienteQué es la cultura de La-Tène y qué tiene que ver con los astures

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí