Detalle de la fotogrametría de la estela de Grases.

Llevo varios meses dándole vueltas a un tema desde que hice aquella fotogrametría a la famosa estela de los Luggoni Arganticaeni en la iglesia de San Vicente en Grases. Por resumir diré que tras analizar los caracteres de la estela en detalle gracias al modelo 3D me parece que no se sostiene la lectura más aceptada en la actualidad, proporcionada por D. Narciso Santos Yanguas, pero tampoco las propuestas por otros investigadores como Fernández Ochoa. Al final, la tesis más razonable, según esta nueva lectura puede ser la que proporcionó D. Diego Santos, lo cual tiene bastante sentido al haber sido uno de los primeros (que no el primero) investigadores en analizarla. Las nuevas tecnologías aplicadas a piezas ya conocidas deberían servir, además de conservar digitalmente las piezas, para corroborar o descartar las lecturas e interpretaciones que hicieron otros grandes investigadores antes que nosotros sin esta tecnología, como es el caso que nos ocupa.

Estela votiva de Grases. Luggoni arganticaeni. Dice así. Los luggoni arganticaeni levantaron estos monumentos (al dios) Luggovio Tabaliaeno (según la lectura de Santos Yanguas)
Historia de una interpretación

La pieza tiene una lectura clara y sencilla a excepción de la esquina superior izquierda que está dañada. Se han perdido varios caracteres y se conserva parcialmente uno antes del conjunto OVI.

Desde que se descubrió la pieza como parte de uno de los muros de la iglesia de San Vicente se han dado distintas lecturas a la misma.

La primera la proporcionó Joaquín Manzanares 1. Según este autor la leyenda dice:

[I]OVI / OTABA / LIAENO / LUGGO / NI ARGAN / TICAENI / HAEC MON(UMENTA) POSSUERUNT.

Propuso la siguiente lectura: «A Jupiter Otabaliaeno, los Luggoni Arganticaeni eririgieron estos monumentos».

Interpreta que la letra dudosa es una I y no dice nada de los caracteres anteriores a ella. Literalmente dice «siendo las tres últimas letras de la 1ª línea, claramente OVI, al aparecer ante la O un pequeño rasgo vertical, aunque con leve inclinación, no es verosímil que sea otra palabra que IOVI»

Posteriormente, Diego Santos2 recoge la pieza en su compendio de epigrafía romana en Asturias y proporciona una lectura que, curiosamente, a pesar de ser la más aceptada en el mundo académico, no es la más conocida en la actualidad entre el gran público. El autor propone la lectura que aparece en el catálogo de Hispania Epigráfica.

Te puede interesar   Historiografía: Elías Gago Rabanal y el primer estudio sobre los astures Lancienses. 1902

[DUL]OVI / O TABA / LIAENO / LUGGO / NI ARGAN / TICAENI / HAEC MON(MUMENTA) POSSIERUNT(!)

Es decir «A Dulovio Tabaliaeno, los Luggoni Arganticaeni erigieron estos monumentos»

En esta lectura la dedidad a la que se dedica la estela es Dulovio Tabaliaeno. Interpreta que la letra anterior a OVI es una L por lo que la lectura sería []LOVIO. Diego Santos se basó en otra supuesta dedicatoria a DULOVIO que se encontró en Cáceres, pero que actualmente se interpreta como IOVI OPTIMO MAXIMO. Existe un dios DULOVIO entre los galos, le rendían culto en la Galia Cisalpina, donde se ubicaron algunas de las tribus de los Lingones (sí, se parece mucho a los Luggones).

En época más reciente, D. Narciso Santos Yanguas propuso una lectura diferente:

[LUGG]OVI / O TABA / LIAENO / LUGGO / NI ARGAN / TICAENI / HAEC MON(MUMENTA) POSSIERUNT(!)

Que se traduciría como «A Luggovio Tabaliaeno, los Luggoni Arganticaeni erigieron estos monumentos».

Considera que el pequeño trazo (como decía Manzanares, ligeramente inclinado) es un fragmento de un carácter que se repite más abajo, la G de LVGGONI. Por tanto debe leerse como []GOVIO

El dios al que le dedican la estela es el céltico Lug, algo lógico si pensamos que el nombre de los dedicantes, los Luggoni ha sido interpretado como «los hijos de Lug», etc. Actualmente es la que ha gozado de una mayor popularidad, basada también en el gran prestigio del catedrático de la Universidad de Oviedo y experto en la materia.

La estela en el ERA (Epigrafía Romana de Asturias) 11 de Diego Santos.. Vía Hispania Epigráfica

Algo más reciente es la interpretación de Almudena Orejas y de Carmen Fernández Ochoa 3, que plantea una lectura alternativa, descartando que se trate de una dedicatoria religiosa, hasta ese momento opinión mayoritaria de los investigadores, y proponiendo que se trata de una dedicatoria funeraria.

Te puede interesar   La estela de Duesos

[…]OVI / O TABA / LIAENO / LUGGO / NI ARGAN / TICAENI / HAEC MON(UMENTA) POSSIERUNT(!)

Las autoras interpretan que el carácter parcialmente conservado es la base de una T más que de una I como proponía Manzanares, leyéndose []TOVIO. El sujeto al que dedican la estela, las autoras proponen que sea un [PENT]OVIO TABALIAENO, que sería un personaje prominente entre los Luggoni Arganticaeni, los dedicantes. Consideran que la inscripción no habla de «estos monumentos» sino que es un error del lapicida, y que, basándose en la frecuencia del uso de la palabra «monumentum» en estelas astures y vadinienses, se refiere a «este monumento».

Todas estas lecturas han sido debatidas y reinterpretadas a lo largo de las últimas décadas. Os dejo en la bibliografía varios artículos y enlaces a conferencias donde se debaten estos temas.

Lo que nos dice la fotogrametría

Me desplacé hasta la iglesia de San Vicente en abril de este año con el objeto de tomar unas fotografías para escribir un artículo sobre la estela. Una vez allí me di cuenta de que era relativamente sencillo realizar un modelo en 3D tomando una serie de imágenes y procesándolas con un software posteriormente. Si alguien quiere detalles os lo cuento en privado para no alargar mucho el post.

Una vez realizado el modelo lo subí a la plataforma Sketchfab donde está disponible para su consulta por cualquiera. El modelo fotogramétrico permite obtener una visión en detalle de la inscripción además de realizar una serie de operaciones, como limpiar la capa externa y dejar un modelo de las distintas alturas superficiales, lo que facilita mucho la lectura a simple vista. En el modelo he dejado habilitado el inspector para que podáis realizar las mismas pruebas que yo hice.

Vista completa en Matcap

Y entonces… resulta más fácil leer el carácter que aparece roto antes de OVI en la primera línea.

No es la I de Manzanares. Se pueden ver varias I en la inscripción y las medidas no se corresponden con esta letra de la inscripción, incluso teniendo en cuenta que son irregulares y las posibles variaciones. Parece claramente una L.

Te puede interesar   Un puesto de vigilancia romano en Monte Cido. O Courel
Comparativa letra fracturada con diversas I

Tampoco parece una T como proponen Ochoa y Sastre, en la T de ARGANTICAENI vemos que se representa sin una base, y en la T de Tabaliaeno aparece con una de pequeño tamaño, incluso la I de LUGGONI tiene un pie más amplio que la T de ARGANTICAENI, pero esta I presenta una base que se abre a derecha e izquierda con dos trazos cortos. En la primera línea vemos una letra mucho más similar a la L de la tercera línea LIAENO o la L de LVGGO de la 4ª.

Comparativa letra fracturada con la T

No es una G como podemos ver claramente en la palabra LVGGONI y en ARGANTICAENI, la G se representa en la inscripción con un trazo muy característico que no concuerda con el del que aparece fraccionado.

Comparativa con letras G

Por último, L es la interpretación que da Diego Santos cuando habla de un DULOVIO Tabaliaeno. En mi opinión y a la vista de la fotogrametría creo sinceramente que parece una L es decir LOVIO. Podemos compararla fácilmente con la L de LVGGONI y nos damos cuenta de que sigue el mismo trazo, con un ángulo recto en la base.

No tengo los extensos conocimientos de Diego Santos como para afirmar que se trate de una deidad llamada DULOVIO pero el modelo fotogramétrico indica claramente que la letra es una L y que la primera línea debe ser leída como []LOVIO en mi opinión.

Os dejo un poco más de información en esta publicación que subí a Academia.edu

Notas al pie y bibliografía

  1. Rodríguez, J. M. (1951). Contribución a la epigrafía asturiana. Archivum: Revista de la Facultad de Filosofía y Letras, (1), 95-121.
  2. Santos, F. D., Viesca, M. M., & Somoano, C. D. (1967). Epigrafía romana de Asturias. Boletín del Instituto de Estudios Asturianos21(61), 5-15.
  3. Orejas Saco del Valle, A., & Fernández Ochoa, C. (2019). Civitates y comunidades de la Asturia transmontana. A propósito de los Luggoni Arganticaeni. LVCENTVM.
Artículo anterior¿Qué comían los astures?
Artículo siguienteConferencia de Ángel Villa Valdés sobre pueblos de la Edad del Hierro. RIDEA Octubre

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí