Vista actual de Llagú con Google Earth

Hasta la legislación específica de los años 80 encaminada a la evaluación de impacto sobre yacimientos arqueológicos en las obras públicas (y privadas) lo cierto es que nuestros asentamientos estaban completamente desprotegidos.

Lejos de solucionarse, como veréis en este post, años después todavía se produjeron incidentes muy penosos relacionados con esta parcela de nuestro patrimonio que tanto nos gusta en esta página. No sólo eso, a día de hoy los asentamientos fortificados siguen corriendo serio peligro, no solamente por los expoliadores, de los que tanto se habla últimamente, sino por el aprovechamiento forestal o por el tendido e incluso por los pantanos. Hoy os voy a poner ejemplos de cómo hacer desaparecer un castro

Hacer un parque encima

Comenzaré por el castro de Montealto, en Oviedo. Un asentamiento en la ladera del monte Naranco que actualmente es un parque público. El Purificación Tomás. Desaparecido en los años 90 por decisión municipal tras una investigación, en la que según me han contado aún se observaban estructuras y parte del foso. Hoy no queda nada.

Que lo atraviese una vía del tren

El cantu San Pedro, en Llanera. Es el castro más cercano a lo que hoy se cree que es Lucus Asturum. Aquí la vía del tren atravesó literalmente el asentamiento. No sólo eso, está completamente desdibujado por las construcciones de época reciente. En el castro se documentan cerámicas, piezas de metal, etc… que fueron expoliados sistemáticamente a lo largo de los años, aunque lo peor sin duda es la alteración producida por las edificaciones modernas.

Te puede interesar   Astorga expondrá de nuevo su rico patrimonio epigráfico en 2023
Crear un pantano alrededor… y si eso que le pase una autopista por encima

Este es un problema que se ha llevado por delante varios asentamientos en León. Para ilustrar este apartado os hablo del castro de arriba de Mallo de Luna, pero en Riaño pasa lo mismo. Hay un castillo en un islote bajo el cual hay un castro. En el de Mallo de Luna por lo menos sigue comunicado con la orilla, peeeero… por ahí pasa la A-66 con el impacto que eso supone.


En otros casos, se construye el pantano y se destroza el patrimonio y luego queda sin usar, como el de Villagatón, en León. Si, como lo oyes.

VILLAGATÓN-LEON, 16/10/20 EMBALSE EN LA LOCALIDAD DE VILLAGATÓN (LEÓN), CONSTRUIDO EN LOS AÑOS 80 .JAVIER CASARES
Una cantera para destrozarlos a todos

Es un tema recurrente en nuestra geografía, el de Llagú fue el caso más sangrante. En los 90 una cantera de Readymix Asland amenazaba con llevarse por delante este precioso castro de la Edad del Hierro. El proceso os lo cuento en este otro post, pero por resumir diré que se declaró BIC de urgencia para protegerlo y al día siguiente fue objeto de vandalismo, destrozando las estructuras visibles del mismo. Al final la cantera se salió con la suya y nadie pagó por el daño hecho a nuestro patrimonio.

Hacer que lo atraviese una autopista, y si eso lo vaciamos como cantera

El castro de Pradoderrey en León es uno de los más conocidos. Pero el más llamativo de estos atentados contra el patrimonio es el del castro de Pradorrey (Brazuelo). La construcción de la nacional 6 en 1973 atravesó el castro y además se utilizó el resto como gravera para construir los terraplenes de la carretera. En 2020 Julio Manuel Vidal Encinas 1 publicó este y otros castro de León que habían sido dañados por obras e infraestructuras.

Te puede interesar   Nueva campaña de excavaciones en el castro de Alava, Salas
Castro de Pradorrey. Composición de Julio Manuel Vidal Encinas. 2020
Y lo peor es que siguen en peligro

No os cuento nada nuevo, pero los peligros que se ciernen sobre nuestro patrimonio son muchos. De ahí la necesidad de que se invierta más y se estudie y proteja nuestros castros cuanto antes. Si bien la aprobación de las diversas leyes desde 1986 para el control de obras públicas evitaría en el futuro casos como el de Pradorrey lo cierto es que por ejemplo el caso de Mallo de Luna puede volver a repetirse. Hace unos días conocíamos la noticia de que la Junta de Castilla y León propone la creación y ampliación de al menos 8 embalses en la provincia de León para mitigar la escasez de agua para regadío y el déficit energético. Imaginaros el impacto en el paisaje y patrimonio.

En otros casos son los relacionados con incendios. Los recientes de la Cabrera y otras partes de España afectaron directamente a yacimientos castreños y parece que es un problema que va a más. De hecho las repoblaciones forestales incontroladas (ya que sólo se pide estudio de impacto ambiental cuando son mayores de 50 ha) destrozan murallas, caminos de acceso, fosos, etc. Incluso la apertura de cortafuegos e instalación de líneas eléctricas de alta tensión provocan daños en los yacimientos, en todo el noroeste.

Plantación de eucaliptos en el castro de Alfoz. Lugo

En realidad, y es algo que no se suele tener en cuenta el problema de la industria maderera, por ejemplo, no es tanto la plantación de especies foráneas como el eucalipto, que suele ser demoledor en caso de incendio, pero que en condiciones normales no afecta gravemente a las estructuras del subsuelo, sino la maquinaria necesaria para plantarlos y cortarlos.

Te puede interesar   Exposición: El muro de Adriano

La actividad agrícola es otro de los impactos que soportan los yacimientos, con rellenos de fosos para facilitar el paso de maquinaria, etc… y dejo para el final una más sutil, la de los expoliadores, que actualmente parece que vive un auge con los detectoristas, pero que ha existido desde siempre, no es algo nuevo, de hecho en Asturias tenemos un nombre «chalgueiros» para definirlos.

En este post he puesto sólo cinco ejemplos pero desgraciadamente, de cada uno de ellos hay múltiples ejemplos, y no sólo en Asturias y León, sino en todo el noroeste y no te digo nada en el resto del país.

A los ciudadanos nos piden educación y respeto por el patrimonio, y en eso estamos de acuerdo, pero los ciudadanos debemos pedir a las administraciones públicas que pongan medidas, para que esto no vuelva a suceder en el futuro.

Por cierto, os invito a que denunciemos los daños producidos a nuestro patrimonio en vuestros pueblos, o ciudades. Es la única manera de poder tener una oportunidad de parar esto. Lo principal es hacerlo saber.

Notas al pie y bibliografía

  1. Encinas, J. M. V. (2020). Las causas del deterioro del patrimonio arqueológico castreño en la provincia de León. In Estudios y recuerdos In Memoriam Prof. Emilio Illarregui Gómez (pp. 61-79). IE Universidad.
Artículo anteriorDónde acaban los astures y empiezan los asturianos
Artículo siguienteExposición y talleres: Homo Musicalis. Sonidos de la prehistoria: la música de nuestros antepasados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí