DEtalle de la decoración geométrica del mosaico de La Estaca.

El fin de semana finalizaron las visitas guiadas a la tercera excavación de esta villa romana, que está siendo investigada por el equipo de arqueólogos que lidera Juan Muñiz. Hace poco publiqué un post con notas tras una entrevista en la RPA donde él explicaba el alcance de las investigaciones de este año.

Interesante como siempre la explicación de la visita guiada. Por cierto, me detengo en casi el principio de la misma, cuando Juan nos explicó que esta villa es plenamente romana, es decir, se funda en el siglo III d.C. lo que me hace replantearme el título de mi anterior post sobre ella denominándola astur-romana. Parece una cosa trivial, pero ya sabéis que en este campo hay que tener cuidado con estas cosas para no cometer errores.

Lugar donde se encontraron las escorias de fundición

La excavación se divide en dos sectores. El primero está donde el año pasado se encontró una estructura que parece que en principio pudiera tener la función de hórreo. Este año se encontraron gran número de escorias de fundición de hierro. La interpretación que hacen es que se reutilizó con el tiempo ya que la estructura de fundición aparece por encima de la del año pasado, lo que la convierte en posterior.

Sector de la villa donde se encontró el hórreo el año pasado.

Esta imagen la hice para ver la amplitud de lo excavado en este sondeo. Nos explicó Juan una curiosidad, y es que el color de las piedras que componen los muros es este gris que se ve en la foto. Sin embargo en la edificación que contiene el mosaico y todo lo demás, el color es como de tierra. Esto se debe a las tareas de consolidación hechas por el equipo, no al color que tendrían las piedras originalmente.

Te puede interesar   Un horno del siglo VII en la villa de La Estaca
Sondeo de la parte del mosaico visto desde el lugar donde se terminaron las excavaciones de 2019

El segundo sector, el más interesante desde mi punto de vista, es el del mosaico. Este año se podía apreciar el límite de la excavación de hace dos años, donde se ubicaría la entrada a la sala que contiene el precioso mosaico de motivos geométricos que aparece visible parcialmente. En las fotos de ese post se ve donde se detuvo la excavación ese año.

En este sector se documentan suelos de opus signinum que están compuestos de pequeñas piedras y tejas rotas, que forman un piso funcional, aunque carente de la estética de otros más elaborados.

Estratigrafía y suelos de la zona del mosaico y pasillos

El descubrimiento más destacado fue que al saquear la villa en busca de sillares bien trabajados, levantaron parte de este suelo dejando a la vista el sistema de canalización de agua del complejo. Es visible a través de una abertura que queda visible tras pasar por debajo de la sala del mosaico. Nos habla de un sistema de aprovechamiento de los recursos hídricos que hace pensar en una cisterna, o un sistema de recogida de las aguas fluviales. Lo explica muy bien en la entrevista que os comentaba al principio.

Sistema de canalización de aguas de la villa romana

Por lo demás señalar el tamaño de la villa, un complejo de explotación agraria que fue reformado a lo largo de los siglos, como cualquier casa que dure 300 años o más y a la que se le añadieron y quitaron salas y edificios anexos. El tamaño total de las ruinas se estima en unos 700 metros cuadrados por lo menos. Más o menos la extensión de los tres prados adyacentes al lugar de la excavación. Han aparecido más restos incluso más allá que se recogen en varias publicaciones.

Te puede interesar   La cogolla de Fitoria. Vigilando la ruta hacia Lucus Asturum
Parte excavada en 2021

Una vez terminada la campaña de este año se procederá a tapar de nuevo los restos y dejar de nuevo el prado en las condiciones iniciales, ya que está en una propiedad privada y no se va a musealizar a corto plazo, aunque lo ideal sería que fuera visitable de forma permanente en el futuro si se dieran las circunstancias oportunas de conservación.

La visita fue corta ya que cayó una importante tromba de agua que obligó a tapar los restos de nuevo y a que nos refugiáramos en los coches a la carrera 😀

 

Artículo anteriorNotas sobre la ponencia. Las sociedades antiguas desde la arqueología: los castros de la Edad del Hierro del Noroeste peninsular. Inés Sastre
Artículo siguienteEl caballo asturcón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí