Apenas un par de días para que dé comienzo la segunda campaña de excavaciones en el castrillón de Antrialgo, en Piloña, dirigidas por Juan Muñiz. Un yacimiento que ya tuvo tres semanas de trabajo el verano de 2018 dando como resultado el descubrimiento de un tramo de calzada romana que rodea el castro por su cara occidental, así como una serie de estructuras defensivas, incluidas torres que se encontraron en un delicado estado de conservación.

El yacimiento es conocido desde antiguo en la zona, donde ha recibido nombres como el castro, castrillón, les cabañones, la torre, etc. Desde el siglo XIX se hace referencia al sitio como castillo de los moros. (En Asturias, donde apenas hay ocupación musulmana, se conservan infinidad de referencias a construcciones de los «moros» como referencia a cosas antiguas. La casi totalidad de estas reseñas se refieren a poblados castreños).

En el número 33 de la Revista «Astures, memoria encesa» (2013) publicada por la Fundación Belenos, aparece un artículo titulado «Un nuevu asentamientu castreñu n’Asturies: El Castillón d’Antrialgo, Piloña» donde se presenta el yacimiento como un descubrimiento arqueológico del máximo interés ya que no aparece en esa fecha en ninguna carta arqueológica del concejo. El artículo está firmado por Xuan Fernandez-Piloñeta, Bertu Alvarez Peña y Daniel Cueli.

Piloña es la zona central de las tribus de los luggones

La zona de Piloña, en el centro-oriente de Asturias estaba enclavada en territorio luggon, una tribu celta (su nombre hace referencia al dios pan-celtico Lug) y que aparece citada en todas las fuentes clásicas en los momentos de las guerras astures y cántabras a uno y otro lado de la cordillera cantábrica. En esta zona se encuentran numerosos castros en los que apenas se han hecho excavaciones y que se encuentran en un área de especial interés para el estudio de las tribus astures transmontanas.

Te puede interesar   Comienza el estudio de los campamentos romanos de Trobajo, en León.

En esta nueva campaña se va a tratar de delimitar la planta total del yacimiento que se estima en unas 9 hectáreas. También, apoyándose en la presencia de piedras labradas con sogueados en Villamayor (se me parece mucho a la de Llagú) se espera descubrir restos de interés que apunten en este sentido.

Piedra tallada de Antrialgo, de gran parecido a la documentada en el castro luggon de Llagú (Oviedo): Foto http://cosiquinesdevillamayor.blogspot.com

Os seguiremos informando. Foto de arriba: El comercio

Artículo anteriorOestrimnios, plagas de serpientes y dragones
Artículo siguienteErica mackaiana, una planta de la céltica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí