El viernes pasado asistí a la primera jornada de conferencias que organiza la asociación de arqueólogos profesionales (APIAA) en el Museo Arqueológico de Asturias. El tema de la primera ponencia fue una visión diacrónica de las excavaciones en el castro de Antrialgo hasta la actualidad.

El yacimiento es uno de los estudiados más recientemente y tuvo excavación este verano. Se ubica en el concejo de Piloña, en Villamayor. Las primeras prospecciones sobre el terreno quedaron reflejadas en sendos artículos en la revisa Belenos, que pusieron la base sobre la que luego se desarrollaron ya excavaciones arqueológicas por parte del equipo de Juan R. Muñiz y Jose Antonio Longo.

Esas campañas se llevaron a cabo desde 2018. Esta parte del territorio asturiano no está tan estudiada como el occidente de Asturias, como por ejemplo el valle del Navia.

Volviendo a Antrialgo, una de las características de esta zona es que ha sido un tradicional punto de paso del río Piloña. No es casualidad por tanto que en este punto se haya establecido aparte del asentamiento castreño una fortificación medieval que aparece en las fuentes.

A lo largo de los años han aparecido distintas piedras talladas (probablemente una estela decorada con laciformes) fragmentada en varias piezas (al menos tres) que se encuentran encastradas en las casas del pueblo.

Todo ello dio argumentos suficientes, como digo, para que se iniciara una excavación arqueológica y se catalogara este lugar en el inventario arqueológico del Principado.

Las intervenciones se centraron en la zona de «la cabañona», una construcción rústica de un tamaño poco habitual que nos habla de la cantidad de piedra tallada disponible, posible derrumbe de una torre previa, o de las propias estructuras del castro (muralla, etc) que hayan quedado en el terreno.

Te puede interesar   El obispado de Britonia. Un caso singular en la tardoantigüedad de Asturias y Galicia
Excavaciones en Antrialgo, 2020.

En el castro se hicieron prospecciones previas, con gente del pueblo, y se encontraron diversos objetos, como una piedra de molino, una laminilla de bronce tallada son motivos en forma de ocho, estructuras murarias y demás.

En la primera campaña se documenta una vía (creen que romana) aunque no cumple los cánones constructivos de este tipo de calzadas. Corre a lo largo de una muralla perimetral que protegía el castro.

En las dos últimas campañas, que se centraron en la zona de la cabañona se documenta en 2019 un muro curvo, suelo y cerámica de la Edad del Hierro que remite viviendas circulares castreñas. Serían del tipo de las construidas sobre un zócalo de piedra y un entramado vegetal y barro, con cubierta vegetal. Se usan de forma abundante los cantos de los ríos que rodean por ambos lados el cabo.

Los restos más abundantes, tras los de época castreña, son los medievales. Las evidencias de ocupación romana son más escasas, pero las hay. Se establece una posible continuidad de la ocupación hasta la alta Edad Media.

En 2020 se interviene en un sector más al este, donde se documentan aterrazamientos y los indicios de una posible empalizada. Aparecen abundantes restos de cerámica de la Edad del Hierro y también abundantes huesos con huellas de haber sido descarnados.

En 2021 la sorpresa es que en los muros posteriores que aparecen cortando las cabañas circulares, aparecen tres enterramientos infantiles. Posiblemente de época medieval. Existe tradición en la zona de enterramiento de pequeños sin bautizar al lado de los muros de las capillas. No obstante se contempla la posibilidad de que sean enterramientos de la Edad del Hierro en las viviendas, como se ha documentado recientemente en otros puntos del Cantábrico. Según Longo, los huesos están en tan mal estado que no se cree que puedan ser datados.

Te puede interesar   Tercera campaña de la Cerrosa-Lagaña. Unos días fuera

Por último nos refirió el interés por investigar el trazado de una vía que conectando con el puente sube desde Antrialgo hasta Brez. Posiblemente se trate de un camino medieval fosilizado en el paisaje y que pueda tener conexión con las crónicas medievales que refieren el paso de Pelayo por esta zona.

Para la parte de la Edad del Hierro, que es la que nos ocupa en esta web, nos deja un grandísimo interés sobre este lugar y lo que ofrezca en el futuro con las excavaciones que se lleven a cabo.

Las jornadas continúan hasta el 9 de Octubre.

Cartel completo jornadas APIIA
Artículo anteriorLeyendas relacionadas con el Picu’l Castru de Caravia. Recogidas por Aurelio de Llano
Artículo siguienteVisitamos Noega, en la Campa Torres. Gijón / Xixón

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí