Oveya xalda. Foto SERIDA

En las fuentes clásicas tenemos una de las poquísimas referencias a la vestimenta de los astures y otros pueblos vecinos del norte.

«Todos visten de negro por lo general con ponchos, con los que también duermen en sus lechos de paja… las mujeres van en vestidos y ropas con adornos de colores»

(Strab,. 3,3,7-8)

El poncho o sagum que refiere Estrabón1 ya había sido visto por los geógrafos e historiadores entre los celtas de la Galia y entre los del norte de Italia al que llamaban versicolor sagulum por ser de varios colores. Se trataba de una prenda de lana sin teñir, cuyo color procede del de la lana de las ovejas de la cabaña ganadera indígena cuyo color era negro o rojizo. Actualmente se conserva una raza autóctona en Asturias llamada Xalda, de la que ya os hablé.

Xalda en asturianu, (se podría traducir al castellano como “basta”) es el nombre de la única oveja de la península ibérica que está emparentada dentro del tronco “Ovies Aries Célticus”, es decir, que genéticamente está emparentada con razas como la Ouessant de Bretaña, la Cochddu (negra galesa) o la morite de las Shetland de Escocia y por desgracia la ya extinta churra berciana en León, así como otras razas del centro y norte de Europa.

El Sagum, o sago, también era empleado en la Celtiberia, y también lo emplearon con profusión en el ejército romano. La prenda, probablemente vista en los tiempos de las guerras celtibéricas fue adoptada para enfrentarse a los fríos inviernos de clima continental del centro de la península ibérica alcanzando gran aceptación.

Te puede interesar   Nueva campaña de excavaciones en el castro de Alava, Salas
Imagen de pastor soriano vistiendo un sayo de lana oscura en el siglo XX. Foto uso público

En el año 301 el emperador Diocleciano promulga el Edictum De Pretiis Rerum Venaliumen o Edicto de precios, en el que se fijan los precios máximos de más de mil productos de consumo en Roma. Era un contexto de crisis causado por la mala gestión de los emperadores que se tuvieron que enfrentar a una debacle económica sin precedentes.

En ese documento encontramos la referencia de que «una libra de lana astur lavada costaba cien denarios». La lana astur era considerada por aquel entonces como la «tercera mejor del mundo» 2, constituyendo con el lino una de las materias primas que más se exportó del territorio.

Competía con la lana de Tarento, de un color blanco típico de la península italiana, la de color marrón de centro Europa y la rojiza o erythraeus de Asia y África3.

Respecto al sagum ha sobrevivido casi hasta la actualidad con su misma utilidad inicial, y la lana de oveya xalda se ha vuelto a comercializar desde 2016 y hoy se puede incluso comprar por Internet. Si tienes maña para tejer, te recomiendo que pruebes a hacer algo con ella, contribuyes también a que esta especie siga su proceso de recuperación después de haber estado casi extinta en el siglo XX.

Notas al pie y bibliografía

  1. Muñoz, M. P. (1979). Aspectos económicos de los astures durante el imperio romano. Memorias de historia antigua, (3), 171-180.
  2. Muñoz, M. P. (1979). Aspectos económicos de los astures durante el imperio romano. Memorias de historia antigua, (3), 171-180.
  3. Alfaro Giner, C. (1997). El tejido en época romana. Lingua2, 65.
Te puede interesar   La producción de hierro en los castros astures
Artículo anteriorPrimera semana de excavaciones en la sima de La Cerrosa-Lagaña, Suarías
Artículo siguienteLa fíbula de torrecilla de Fonfría. El Bierzo

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí