Castro de Chano. Foto CC

Tras la organización del territorio peninsular una vez terminadas las guerras cántabras y astures, el noroeste de Hispania quedó dividido en tres conventus que agrupaban a Galaicos y Astures. De ellos dos pertenecían a los primeros: el Lucense, con capital en Lucus Augusti, y el Bracarense, con capital en Bracara. Por su parte el Conventus Asturum agrupó a los 22 pueblos que cita Plinio el Viejo en un solo conventus con capital en Asturica Augusta.

Creo que hasta aquí todos estamos de acuerdo, al menos en la enumeración de los conventus, aunque el tema de los límites entre ellos siempre ha sido objeto de debate.

Sin embargo la epigrafía parece que viene una vez más a introducir la duda que que en la parte sur del Conventus asturum hubiera otro territorio que aglutinaría a un pueblo astur muy concreto, los Lougei.

El conventus araugustano. ¿Existió un cuarto conventus en el noroeste?
Tabula Lougeiroum. (Canto,A. 1990)

La inscripción a la que me refiero es a la Tabula Lougeiorum, una placa de bronce descubierta en 1988  en O Courel, Lugo, que contiene la siguiente inscripción:

C(aio) Caesare Aug(usti) f(ilio) L(ucio) Aemilio Paullo co(n)s(ulibus). I Ex gente Asturum conventus Arae PAugust(a)e I civitas Lougeiorum hospitium fecit cum I C (aio) Asinio Gallo liberéis postereisque eius fieumque liberas posterosque eius sibi libe I reis postereisque suis patronum cooptarunt. I Isque eos in fidem clientelamque suam suo Prumque recepit. I Egerunt legati I Silvanus Clouti I Nobbius Andami.

Siendo cónsules Cayo César, hijo de Augusto, y Lucio Emilio Paulo, el pueblo de los Lougeios, perteneciente al convento de Ara Augusta, en la región de los Astures, hizo pacto de hospitalidad con Cayo Ansio Galo, con sus hijos y descendientes. Sus habitantes lo cooptaron a él, sus hijos y descendientes como patronos para sus propios hijos y descendientes. Y éste los recibió en el círculo de amistad y clientela suyo propio y de los suyos. Dieron fe los legados Silvano, hijo de Clouto, y Napio, hijo de Andamo.

Básicamente viene a decir que los Lougei, cuyo territorio estaba en el sureste del conventus asturum, firman un pacto con Cayo Ansio Galo, un alto funcionario romano con el que se vinculan a él y a su descendencia.

Por los consulados de Cayo césar y Lucio Emilio Paulo se determina que la inscripción tiene que haber sido realizada a principios del siglo I d.C. pero lo más sorpendente es la expresión «conventus Arae Augustae».

Si repasamos la lista del primer párrafo algo no nos cuadra: ni asturum, lucensis o bracarensis. Además la existencia de este conventus tuvo que ser efímera, porque a la llegada de Plinio ya no existía.

Por tanto, surgen varias dudas. La primera de todas (aparte de la autenticidad del documento, descubierto en circunstancias sospechosas), es que si existió la posibilidad de que los Lougei formaran parte de ese conventus.

Existe otra inscripción, publicada por Eick1que habla de otro quaestor gentium araugustanum, se trata de Tiberius Claudius Pressus, en este caso un indígena que recibió la ciudadanía romana como muy tarte en época de Nerón.

Ti. ClaudioAe/millif. Quir. Presso/quaestorigentium/araugustanor(um)/
sacerdoti Romae/et Aug(usti), dilectatori/imp(eratoris) Galbae Aug(usti)/Aemillia Alla
et Aemi/lla Auga patri

Tiberio Claudio Presso quaestor gentium araugustanorum / sacerdore de Roma y dilectador (encargado del reclutamiento) del emperador Galba. Padre de Aemilia Alla y Aemilia Auga2

Si existió este conventus, en tiempos de Nerón ya habría desaparecido, así que no parece haber sido coetaneo del conventus asturum. Quizá estemos ante la inscripción que confirma el origen del que pasaría a ser territorio de los astures con capital en Asturica Augusta.3

Todo indica que se trataría de un territorio provisional, quizá conteniendo los territorios de la Transduriana, y que con la evolución en la organización del territorio acabó integrado dentro del Conventus Asturum. Dicho esto, seamos prudentes, ya que este documento (la Tabla de los Lougei) siempre ha estado bajo la sospecha de ser una falsificación 4, aunque lo que diga parezca probable. Actualmente se encuentra depositada en el Museo Arqueológico de A Coruña.

 

Notas al pie y bibliografía

  1. W. Eck (1997) “Fünf Ehreninschriften auf Bronze aus Spanien”, en Chiron, 27, pp 200-204
  2. Colmenero, A. R. (2000). El más antiguo documento (año 15 ac) hallado en el noroeste peninsular ibérico. Un edicto de Augusto, sobre tabula broncínea, enviado a Susarros y Gigurros desde Narbona, de viaje hacia Hispania. Cuadernos de estudios gallegos47(112), 10-42.
  3. C.FERNÁNDEZ OCHOA y MORILLO, “El convento araugustano y las Aras Sestianas: reflexiones
    sobre la primera organización administrativa del noroeste hispano”, Latomus 61 (2002) 889ss.
  4. Canto, A. M. (1990). La Tabula Lougeiorum: un documento a debate.
Artículo anteriorLos Gigurros, los astures más al occidente del conventus
Artículo siguienteUna espectacular daga de bronce descubierta en la sierra de Sobia. Presentación arqueológica en Quirós

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here