estela
estela
Actualizado: 6 marzo, 2024

El impresionante asentamiento situado a la afueras de Padilla de Duero fue una de las grandes ciudades del extremo oriental del territorio vacceo. Un complejo compuesto de una ciudad, una necrópolis y varios yacimientos periféricos que aún no han sido excavados más que en un pequeño espacio pero que ya ha revolucionado el conocimiento que tenemos sobre este importante pueblo que controlaba el cauce medio del Duero.

Tuvimos la suerte de que nos enseñaran de primera mano ya que nuestros anfitriones fueron Carlos Sanz Mínguez y a Elvira Rodríguez Gutiérrez, director del proyecto y co-directora arqueológica del asentamiento (os recomiendo que visitéis sus perfiles académicos para ampliar bibliografía sobre este yacimiento). Se lleva estudiando desde 1979 y no deja de sorprender con cada nueva campaña. La más reciente estaba en curso cuando hicimos nuestra visita.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia

Pintia es una ciudad enorme, la zona arqueológica abarca 125 ha., que fue fundada en el IV a.C. y que subsiste tras siete destrucciones y reconstrucciones hasta el siglo VII d.C. en la que decae definitivamente. El nivel vacceo, que es el motivo central de nuestra visita, comprende desde la fecha de su fundación hasta el cambio de era. En esta extensa zona se distinguen varios espacios. Las Quintanas, dentro de la ciudad vaccea antigua, la necrópolis de las ruedas y el barrio artesanal de Carralaceña. Nosotros vamos a ver los dos primeros.

La ciudad de Pintia

Nuestra ruta comenzó por una de las puertas de la ciudad. En la fotografía veis una pequeña parte de las murallas, desde el exterior del asentamiento. Debió tener un sistema defensivo impresionante. El espesor de los muros es de seis metros y le sigue un sistema de fosos, inundados, de treinta y seis metros de anchura. La altura de las murallas alcanzaría los seis metros y estaba jalonada de potentes bastiones que flanqueaban no sólo los accesos, sino toda la longitud de las defensas a intervalos regulares.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Muralla de Pintia desde el exterior. Se aprecian distintos niveles de reconstrucción, por ejemplo en la parte superior se ven grandes sillares que constituyen la base de un nuevo nivel de reconstrucción, bajo el cual se conservó parte del periodo anterior.

La zona de la ciudad, conocida como Las Quintanas, abarca 25 hectáreas y actualmente forma un pequeño tell que se percibe cuando estás a ras de suelo. Es la sucesión de las diversas destrucciones de la ciudad, de la que se han documentado al menos siete episodios de destrucción, siendo cada nivel reedificado sobre el anterior.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Área arqueológica de Pintia

La parte más antigua es el sector occidental, donde actualmente está el yacimiento arqueológico en estudio que comprende uno de los barrios de la ciudad.

Te puede interesar   Planes de turismo arqueológico para la Semana Santa
Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Zona de estudio de las Quintanas. En este lugar se está investigando la vida cotidiana de un barrio de época vaccea, con sus edificaciones, silos, etc… hasta la época visigoda.

Las viviendas de Pintia siguen un patrón ortogonal, con casas cuadrangulares en adobe. Una de las cuestiones que más me llamó la atención de la explicación de Carlos es la posibilidad de que los techos de las viviendas fueran similares a los de poblados ibéricos, compuestos de grandes estacones recubiertos con una capa aislante de adobe, en vez de la cubierta vegetal que se presuponía hasta la actualidad como prototipo de la Edad del Hierro.

Las casas, amplias, se agrupan con paredes medianeras en un enjambre abigarrado que da cobijo a la importante población que se estima para este lugar, una sorprendente cifra de 10.000 personas tras los muros, más el probable poblamiento exterior que se pone de manifiesto con barrios artesanales y otras estructuras.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Reconstrucción de la ciudad de Las Quintanas (gentileza de Pedro Sáinz-Guerra/El Norte de Castilla)

Vida cotidiana y subsistencia

Es muy probable que el cereal fuera la base tanto de subsistencia como comercial de esta ciudad. Sus campos eran conocidos y codiciados en época romana y prerromana. Las presencia de gran cantidad de silos en la ciudad revela el almacenamiento de semillas para consumo y siembra. Os recuerdo la curiosidad de un cierto colectivismo en las explotaciones agrícolas mencionado por las fuentes.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Silo de cereal, a la derecha, y hoyo de poste de una edificación a la izquierda.

Otros cultivos, como la vid, son muy tempranos en la ciudad. Las copas para esta bebida aparecen en contextos arqueológicos del siglo IV a.C. como estas que os enseño en las fotos, pertenecientes a tumbas de la necrópolis.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Copa para el vino recuperada de la necrópolis de Las Ruedas

El ganado sería otro de los recursos de la ciudad, y del mundo vacceo. Los sagos de lana fueron un producto con el que se pagaron incluso tributos en época romana. Entre la fauna que aparece en Pintia se encuentran ovejas y cabras, cerdos, gallinas y conejos. Especial importancia tuvieron las vacas y por supuesto el caballo como componente del mundo bélico de la Meseta.

La desconcertante cantidad y calidad de las cerámicas encontradas tanto en la ciudad como en las tumbas, podría hacernos pensar en una producción destinada a obtener excedentes para el comercio, pero Carlos me comentaba que posiblemente se destinaran a un uso interno de la imponente población del asentamiento. En la ciudad se documenta uno de los alfares prerromanos de mayor tamaño de la península. Nos decían que era capaz de producir miles de piezas de una sola vez.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Cerámica vaccea procedente de las tumbas de la necrópolis. Fijaos en la reproducción en este material de una fíbula anular hispánica a la izquierda de la foto.

Y es que la cerámica se utiliza para todo en Pintia. Desde producciones domésticas de la característica cerámica naranja con decoración pintada, con los jarros de pico (que aún se realizan en la alfarería tradicional de la zona) como las copas para el vino, vajillas, etc. o las cajitas profusamente decoradas con motivos geométricos que son idénticos a la técnica de talla de madera de todo el norte y centro peninsular. Su uso es esencialmente doméstico, utilitario. Destacan siempre por una decoración que, a diferencia del arte figurativo celtibérico, entre los vacceos tiene la geometría de líneas y curvas como motivo central. No es ajena a la representación de animales, o formas vegetales, pero el predominio del abstracto geométrico, sobre la figura es apabullante, convirtiéndose en marca diferencial de estas producciones.

Te puede interesar   Espacios de culto dentro del poblado castreño. El ejemplo galaico de Os Penedos
Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Características cajitas de barro zoomorfas con decoración geométrica típicas de los vacceos. Esta pieza es una seña de identidad de este pueblo.

Pintia tiene tal repertorio cerámico que se están estableciendo a día de hoy las secuencias tipológicas de esta alfarería prerromana sólo con sus materiales. Es tal la cantidad y la calidad de las mismas, que ha servido de patrón para toda la cultura vaccea. Las producciones son una verdadera maravilla y aparecen por territorio astur cismontano hasta lugares como Asturica o algunos castros del Bierzo.

La necrópolis de las Ruedas

Si vimos en primer lugar la ciudad de los vivos, lo siguiente que conocimos fue la de los muertos. La necrópolis recibe el nombre de la existencia de estelas discoideas de gran tamaño que debieron causar una honda impresión en la mentalidad de las gentes que habitaron en esta zona muchos siglos después de que fueran depositadas.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Recreación de una pira funeraria vaccea.

Se han localizado y estudiado en torno a las 300 tumbas y aún no se ha excavado más que una parte relativamente pequeña de la extensión total del asentamiento.

Para mí fue una verdadera experiencia transitar por entre las estelas de piedra que marcaban la posición en la que se encontraban las tumbas que presentan ajuares de una riqueza extraordinaria, incluso las más modestas, con un repertorio cerámico que hace palidecer al de las tumbas de otros puntos de la Meseta.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Tumba vaccea de Pintia.

El ritual funerario varía dependiendo del individuo ya que sabemos que practicaban la cremación, que es el ritual presente en la necrópolis, pero también la exposición de los cadáveres a los buitres, como animal psicopompo que lleva el alma del guerrero al más allá.

La cremación aparece de forma muy visual en una recreación del proceso, pero también en un sector que contiene tres tumbas de mujeres, que parecen haber pertenecido a una élite social, y al lado de las cuales se encontraron los restos de la pira funeraria.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Tumbas de tres mujeres vacceas, entre ellas una niña, con la pira funeraria. Musealización

Está muy bien musealizada, con una personalidad que hace que sea más que un lugar de exposición de restos arqueológicos, convirtiéndolo, me vais a permitir el contrasentido, en un lugar muy vivo. Se ha tratado con muchísimo respeto la necrópolis vaccea, señalizando la información que ha sido posible obtener de cada tumba. Colocando las estelas siguiendo el patrón detectado en las excavaciones ya que sólo una parte de las piedras ha sido encontrada en su posición original debido a las actividades agrícolas y los saqueos (muy frecuentes y dañinos en el pasado en Las Ruedas).

Te puede interesar   Cabo Vidio y el castro pésico que nadie vio... hasta hace poco
Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Vista de la necrópolis desde el mirador.

La construcción de un mirador elevado sobre la necrópolis permite percibir muy bien la dimensión de la necrópolis y su conexión con la ciudad. Pero no sólo eso. A sus espaldas se encuentra el cementerio actual de Padilla de Duero, limitando con la necrópolis. El mirador sitúa al visitante en un eje entre el mundo de los muertos del pasado y el de los del presente que hace tomar conciencia de las similitudes entre ambas realidades.

Pintia hacia el futuro

La producción bibliográfica del Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg es apabullante. Pintia da para mucho y lo seguirá dando a golpe de descubrimientos y nuevas intervenciones. Ya está declarada BIC y recibe financiación tanto privada como pública (siempre escasa para la magnitud del lugar del que estamos hablando).

No dejará de sorprendernos, ya que se trata de un lugar excepcional que está completando el conocimiento de los vacceos. Para el visitante es una experiencia increíble. En el norte no vais a ver algo como esto, os lo aseguro. He visitado las grandes citanias castreñas y son quizá lo que acerca un poco a lo que se encuentra en Padilla de Duero. Es una verdadera gran ciudad protohistórica, rodeada de otros pequeños asentamientos satélites que formarían un conjunto articulado y perfectamente desarrollado y próspero, que vio truncada su evolución en seco con la llegada de Roma.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia
Paneles explicativos de la necrópolis de Las Ruedas

Aún quedan cosas interesantes por estudiar, como un posible campamento de asedio, o quizá un templo al estilo de los de la Galia, que sería el primero de la historia en la parte céltica de la Península Ibérica. También otros aspectos como la forma de las viviendas, o el registro material van camino de convertirse en un repertorio excepcional.

Mientras el yacimiento esté bajo el control del excepcional equipo que lo gestiona seguiremos aprendiendo y conociendo lo excepcional de esta cultura vecina de la astur, que tanta importancia ha tenido en la Asturia cismontana, pero también en la transmontana donde algunas producciones metálicas como fíbulas, etc… tienen aquí su referente claro.

Antes de terminar quiero agradecer la generosa acogida de los responsables del proyecto arqueológico y recomendaros sin duda que conozcáis este yacimiento, que es singular en muchos aspectos, entre ellos la magnitud y la calidad de lo estudiado allí. Estoy seguro de que no será mi última visita.

Visitamos la ciudad vaccea de Pintia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí