Traigo a Astures un viejo post de Céltica de 2019 que sigue siendo de total actualidad. La pregunta es bien clara, si estoy dando un paseo, o hago una obra y estoy trabajando en mis terrenos con maquinaria, y encuentro restos arqueológicos, ¿qué debo hacer?.

Lo cierto es que como norma general debemos tener en cuenta que todo, absolutamente todo, nuestro patrimonio histórico y arqueológico goza de protección según la ley de Patrimonio histórico español. Esta ley dice que por Patrimonio se entiende todo el conjunto de bienes de valor histórico, artístico y científico constituido por bienes muebles e inmuebles. Ahí está incluido el patrimonio arqueológico, el etnográfico, de interés histórico, paleontológico y documental, museos, jardines y parques con valor histórico o artístico. ¡Casi nada!

Qué debemos hacer si nos encontramos una pieza arqueológica.

Si encuentras por casualidad un resto arqueológico (imagínate una piedra tallada, o una moneda…) tienes un plazo de 24 horas para comunicarlo a las autoridades competentes. Policía local, Policía Nacional (091), Guardia civil (062), etc. Si el hallazgo se produce en el transcurso de unas obras hay un plazo mayor, de 30 días, con el objeto de que se puedan hacer los estudios pertinentes.

IMPORTANTE. No modificar el entorno donde está. Es decir, como mucho sacar unas fotografías y avisar a las autoridades para que procedan.

No deberíamos desenterrarlo si está medio enterrado, podríamos dañarlo y no cumpliríamos el punto uno. Desenterrar sin saber puede destruir secuencias de datación importantes para averiguar la edad del resto o del yacimiento donde está.
Haz las fotos que consideres oportuno para documentar el hallazgo tal y como te lo encontraste.

¿Saco algún beneficio por haber encontrado un resto arqueológico?

El primero el de tener el honor de ser el descubridor de una pieza que puede ayudar a toda la sociedad a conocer mejor nuestra historia.

El segundo puede ser económico si el objeto es catalogado como valioso. Está previsto que se recompense al descubridor y al propietario del terreno con la mitad del valor de la pieza, repartida a partes iguales entre los dos.

¿Y si decido quedármelo?

Tú mismo/a pero aparte de ser una actitud egoísta y privarnos a todos de una parte de nuestra historia como sociedad te expones a una denuncia con multa e incluso penas de prisión dependiendo del valor de lo sustraído. Es un delito tipificado.

 

 

Artículo anteriorJornada de divulgación del proyecto Castrum Zoelarum. 15 de Febrero
Artículo siguienteLa arquitectura en tierra en la fachada cantábrica durante la Edad del Hierro. Lucía Ruano
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí