Silvia Carnicero y Alis Serna. Sima La Cerrosa-Lagaña campaña 2021. Foto Janelle Worthington

El pasado viernes tuvo lugar la segunda de las conferencias previstas para dar a conocer los trabajos arqueológicos que se llevaron a cabo durante las últimas semanas en la sima de La Cerrosa-Lagaña. De la mano de los arqueólogos Alfonso Fanjul Peraza, Susana de Luis Mariño y Alis Serna, investigador y descubridor en 2017 de las piezas que desencadenaron esta investigación. Se unieron a la exposición la antropóloga forense Silvia Carnicero y Olalla López-Costas investigadora de la Universidad de Santiago de Compostela.

Se confirma una vez más la excepcionalidad de este lugar que ha llevado al equipo investigador a obtener un conjunto de restos arqueológicos sin precedentes en Asturias.

El punto de partida, la campaña de 2020

En la Edad del Hierro del Cantábrico es muy infrecuente la aparición de restos humanos que nos permitan la investigación de la población en este periodo. En la sima se documentan al menos dos cráneos femeninos del siglo V a.C. y otros restos de un individuo que vivió en torno al cambio de era, quizá en el contexto de las Guerras Cántabras y Astures.

Respecto a la fauna hay al menos 36 animales documentados en la sima: oveja y cabra, vaca, caballo, cerdo o jabalí y cuatro cánidos. Parte de la fauna  corresponde también a la Edad del Hierro. Alis Serna dijo que se encuentra la cabaña ganadera actual de la zona al completo, datada entre los siglos VII y V a.C.

Las piezas metálicas, por su tipología apuntan a un periodo que va entre el siglo III y I a.C. lo que confirmaría los datos realizados sobre los restos humanos. La excepción la ponen las piezas del bocado de caballo que se localizarían en torno al siglo IV d.C.

Los nuevos descubrimientos de este año. Las cerámicas y los restos óseos

Si el año pasado se documentaron apenas unos pocos restos cerámicos, que además no ofrecían una datación muy precisa, aparte de un pequeño fragmento que parece corresponder con época romana, este año la sorpresa ha sido la abundancia de materiales, que incluyen tanto fondos, que van a permitir hacer un estudio de los contenidos de esos recipientes como varios fragmentos que presentan decoración.

Presentación de los primeros resultados de las excavaciones de La Cerrosa. Asturias
Cerámica decorada. Sima de la Cerrosa-Lagaña. Campaña 2021. Foto Susana de Luis Mariño

En cuanto a restos óseos humanos aparecidos este año se documentan otras partes del esqueleto frente a lo que se pensaba tras la campaña anterior, es decir, que los cráneos de las dos mujeres eran los únicos restos que se habían preservado de ellas. Uno de los más llamativos es la huella de corte en la parte posterior de un cráneo, (un indicio de decapitación), que no se puede determinar todavía si es causa de la muerte, o se debe a una manipulación posterior.

Este año además se documentan los restos de un feto casi a término o un bebé recién nacido. Todavía hay que hacerles las pruebas pertinentes por lo que se trata sólo de información preliminar. Además se han hallado piezas dentales de otro niño.

En resumen las dos jóvenes, el «guerrero» de la panoplia, un recién nacido y dos niños. Este conjunto es espectacular, teniendo en cuenta la escasez de restos humanos de la Edad del Hierro en el Cantábrico que comentamos arriba.

Nuevos estudios. La dieta y los metales pesados.

La alimentación de los individuos de la sima ha sido estudiada a través de estas piezas. De las estudiadas el año pasado se ha podido descartar a uno de los individuos ya que su alimentación presenta patrones de un animal. Hay un consumo de alimentos vegetales muy abundante, por el contrario poca carne y menos pescado. Destaca el consumo de mijo, que como explicaba Olalla, se trata de un cereal que está asociado a la alimentación de la Edad del Hierro en el Cantábrico así como en época romana.

Se va a estudiar la presencia de metales pesados en los restos óseos, lo que nos hablaría de procesos de metalurgia en estos individuos. ¿Minería?, ¿contaminación posterior?, ¿por qué también aparece en los animales?. En definitiva un buen puñado de preguntas que esperan desvelar con las investigaciones que se están realizando ya.

Una campaña exitosa

En definitiva podemos decir que la intervención en la sima en 2021 ha sido un verdadero éxito, tanto por los materiales como por la constatación de las investigaciones en curso, y que se confirma que estamos ante uno de los espacios rituales más excepcionales de la Edad del Hierro del Cantábrico. A la espera de nuevos resultados de las investigaciones y de la publicación de la excavación de este año, os emplazo a seguir con atención las próximas novedades.

Artículo anteriorCastrum Zoelarum en el Festival Internacional de Cine Arqueológico de Zamora
Artículo siguienteLa fíbula de caballito de la Campa Torres

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here