Corona de Corporales. Excavaciones

Buenas noticias para este importante asentamiento astur cismontano. El castro de la Corona de Corporales alcanza con esta declaración de Bien de Interés Cultural una protección mayor de la que tenía por el momento. Y no es para menos. La importancia del asentamiento de la es conocida desde las décadas finales del siglo pasado, cuando se comenzó a prospectar y a excavar en varias campañas.

Este castro se sitúa en las inmediaciones de la localidad de Corporales, en la Cabrera alta Las primeras prospecciones se llevaron a cabo a finales de los años 70. Lo más significativo por entonces fueron los sistemas defensivos que indicaban la presencia de un gran asentamiento en forma de corona, rodeando la colina sobre la que se asienta. En esas prospecciones se descubrió el acceso al mismo, en clavícula, siguiendo el modelo de gran parte de los castros.

Las diversas campañas llevadas a cabo han documentado hasta ahora 16 viviendas. Consisten en varias edificaciones de las que unas son viviendas, y otras talleres, almacenes o lugares para recoger el ganado. Cada vivienda cuenta con varias dependencias anexas, formando grupos. Paredes de piedra, de hiladas de la abundante pizarra local, y suelos de tierra.

Planimetría del castro de la Corona de Corporales
Planimetría del castro de la Corona de Corporales

En la Corona de Corporales se ha documentado una importante actividad metalúrgica del bronce y sobre todo cerámicas. De la transformación de materias primas destaca la presencia de numerosas piedras de molino rotatorio1.

Las diversas dataciones obtenidas apuntan a una ocupación entre los siglos II y I a.C. probablemente relacionado con minería astur, y posteriormente en el proceso de conquista como puesto defensivo de importancia.

"El enorme interés de La Corona radica en constituir un hito fundamental en la comprensión de la tradición cultural de los pobladores astures y su modo de ocupar y explotar sus territorios, una cuestión que vendría avalada por su relación con los yacimientos vecinos que permiten reconocer la secuencia ocupacional y cultural de este territorio desde época anterior a la conquista romana hasta el fin de la época alto imperial, integrada básicamente por hábitats creados en función de la extracción de recursos metálicos de la zona" (JCYL)


Notas al pie y bibliografía

  1. Ramos, F. J. S. P., & Fernández-Posse, M. D. (1986). Vivienda y urbanismo en la Asturia interior: La Corona de Corporales. Zephyrus: Revista de prehistoria y arqueología, (39), 375-386.
Artículo anteriorLos hitos terminales en la Asturia cismontana. ¿Luggones en el sur?
Artículo siguienteConferencias dentro de la programación de «Guerras Cántabras»
Fon S.P.
Apasionado por la arqueología e historia del pueblo astur. Pateando museos y yacimientos entre el Cantábrico y el Duero. Excavando cuando puedo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí