Caldero de Gundestrup. Foto Google cultural. Museo Copenhague|Esquema de las placas del caldero. Jouttijärvi

En 2012 me encontré frente a frente con una réplica a tamaño real del Caldero de Gundestrup en el Museo Nacional de Irlanda, en Dublín. Os aseguro que destacaba incluso en medio de la rica colección de orfebrería celta en oro que expone el museo. Es algo, que en su momento tuvo que impresionar mucho a quienes lo contemplaron.

Replica del caldero Gundestrup en Dublín. Museo Nacional de Irlanda

Hoy nos centramos en una de las piezas cumbre del arte celta. El caldero de Gundestrup es el objeto más representativo de orfebrería de estilo La Tène. Vamos a recoger en detalle lo que se sabe de este auténtico «caldero mágico» de los celtas.

El descubrimiento

Era 28 de Mayo de 1891 cuando un cortador de turba llamado Jens Sorensen, trabajaba en la turbera junto a su capataz, Christian Mogensen, dueño de la parcela. Según su propio testimonio las piezas estaban a una profundidad de entre 60 a 90 cm en la turba y no había ninguna otra pieza alrededor. Todos los fragmentos eran planos excepto el que se considera como fondo del mismo, que tenía forma de bol. Dentro estaban las 12 piezas laterales dobladas, con forma de rectángulo. Dos partes más servían como la parte superior que formaba el borde del mismo.

El 30 de Mayo se informó a las autoridades locales, donde el teniente Daniel Bruun pasó la información al Museo Nacional de Dinamarca e hizo una primera inspección del lugar. Tras ello el gobierno danés pagó a los dos descubridores quien comenzaron un pleito legal entre ellos por la recompensa, mientras el caldero, aún en piezas, era llevado al museo en Copenhague, donde una de las primeras personas que lo examinó fue el conservador del museo Sophus Müller.

Pero exáctamente ¿qué fue lo que descubrieron?

Pues podríamos decir que son cinco piezas rectangulares a modo de paneles, junto con siete más cortas y una base redonda que componen un objeto realizado casi por completo en plata considerado como la pieza más grande de orfebrería en este metal precioso de la Edad del Hierro. Las piezas de las paredes están hechas en plata de una pureza del 97%. Además contiene revestimientos de oro, soldaduras de estaño e incrustaciones de vidrio para los ojos de algunas figuras.

Se ha datado entre el siglo II y I a.C. ya que se cree que lo que vemos hoy es el resultado de varios trabajos a lo largo del tiempo. Identificado como de estilo La Tène, el caldero tiene unas dimensiones de 69 cm de diámetro por 42 cm de alto.

El objeto que veis en las imágenes es una reconstrucción hecha por el propio Sophus Müller del Museo Nacional de Dinamarca.

Reconstrucción del Caldero. Museo Dinamarca

Se cree que falta una pieza más, ya que al recomponer las piezas encontradas se descubrió que la base del caldero es más ancha que la pieza circular descubierta, por tanto faltaría el fondo original. De hecho se discute si la pieza que hace de fondo habría tenido originalmente esa función. También faltarían un serie de fragmentos que cubrirían las soldaduras de las distintas piezas.

Te puede interesar   Acuerdo para una posible excavación en 2023 en la Punta de Jarri. Llanes
Las representaciones del caldero. ¿Mitología celta?

Es un tema discutido en el mundo arqueológico. A lo largo de los años se han dado diversas respuestas al significado de las distintas representaciones. Por poneros un ejemplo os diré que la figura con astas de ciervo que aparece sentada con las piernas cruzadas, ha sido identificada con Cernunnos, pero también con figuras budistas. Además, la representación de elefantes en el caldero, completamente ajena al mundo celta, ha sido para unos indicador de que había sido forjado en Asia, y para otros que se refiere a los elefantes de Aníbal camino de Roma.

Vista interior del Caldero. Museo Nacional Dinamarca

La opinión mayoritaria de los expertos en la actualidad es que el caldero tiene una serie de representaciones que pueden ser atribuibles a diferentes culturas europeas de la época. Es decir, hay representaciones con un espectro cultural que va desde el oriente de Europa a la mitología británica. Y ¿cómo es posible esto?. La respuesta es que puede recoger leyendas o representaciones religiosas que a priori atribuimos a los celtas por la tradición mitológica, como algunas escenas, que parecen representar escenas del Tain Bó Cuailgne, o la leyenda de los dos toros, pero que pueden haber sido comunes a muchos pueblos de la Antigüedad. Otros elementos son celtas por completo, por ejemplo las representaciones de guerreros con Carnyx, de las que hay muy pocos ejemplos en arqueología, siendo el caldero una de las más significativas.

A esto habría que añadir que algunas escenas no tienen nada que ver con el mundo celta, como las que representan elefantes, o delfines, sin embargo son muy típicas de las zonas donde se considera que fue forjado el caldero. Es decir, que la pieza es más que una representación de leyendas celtas, que las tiene. Podríamos decir que es un compendio de tradiciones de los pueblos contemporáneos a su fabricación.

Esquema de las placas del caldero. Jouttijärvi, Arne
Decoración de las placas.

Vamos primero con una descripción de las placas exteriores.

  1. La mujer de los brazos cruzados (C.6564)
    Se trata de un busto de mujer con los pechos al descubierto y los brazos cruzados sobre el pecho. Tiene un torques en el cuello y a su lado aparecen figuras humanas. A su izquierda una figura femenina parece bailar, mientras que a su derecha un hombre lucha con un felino.
    Lo llamativo de esta figura es el pelo, para los expertos, ya que parece tener o bien dos coletas a los lados de la cabeza, o ser una representación de unas ondas. Se cree que puede ser algún tipo de velo, pero también se ha pensado que la mujer puede estar calva por llevar una especie de tonsura. Las mujeres que aparecen en posición central en otras placas llevan el mismo tipo de peinado.
  2. La gran Madre. (C.6565) Una mujer también semidesnuda rodeada de tres pájaros, uno de ellos en su mano. Dos lobos o perros, y otras figuras de menor tamaño.
  3. Los tres bustos.(C.6566) Son representaciones masculinas una central mayor y dos laterales menores. Dos de ellas, la mayor y una menor tienen un torques cada una. El otro puede llevarlo pero no aparecer por tener barba que lo tapa.
  4. El cazador de dragones (C.6567) Es una figura masculina con barba que sostiene dos dragones, uno en cada mano, sujetos por el cuello. Sobre su pecho aparecen a cada lado dos figuras humanas atacadas por un lobo, que está representado con dos cabezas y un sólo cuerpo.
Cazador de dragones. Museo Nacional Dinamarca
Cazador de dragones. Museo Nacional Dinamarca
  • El cazador de ciervos (C6568). Un hombre con barba muy poblada y pelo abundante, sostiene dos ciervos por sus cuartos traseros que parecen muertos.
    Te puede interesar   Así van las excavaciones en el Pico Castiello de la Mortera, Ribera de Arriba.
  • El cazador de ciervos. Museo Nacional Dinamarca
  • El cazador de hombres?(C.6569). Si el anterior personaje se identifica con un cazador de ciervos, este debe ser una representación de un cazador cuyas presas son hombres, que a su vez sostienen en sus manos otras presas, probablemente un lobo cada uno.
  • El danzante.(C.6570) Aparece como un hombre con barba y con un torques en el cuello. No sostiene nada en sus manos, pero mantiene la misma postura que el resto de figuras. Sin embargo a ambos lados de su cabeza dos figuras humanas parecen bailar.
  • En cuanto a las placas interiores.

    1. La representación del señor de los animales.(C.6571) Aparece en la parte izquierda una figura de un hombre con cornamenta de ciervo que sostiene un torques y el cuello de una serpiente en sus manos. A su lado un conjunto de distintos animales, y una figura de un hombre a lomos de un delfín. Se ha considerado tradicionalmente que se trata del dios Cernunnos, el señor de la naturaleza del panteón celta.

    2. El hombre de la rueda.(C6572) Se trata de una figura humana que tiene una rueda representada a su lado y que está rodeado de animales fantásticos. Tres en su parte inferior que parecen grifos y dos felinos a cada lado. Lleva un torques. Se considera que es el dios Taranis que con frecuencia es representado con una rueda.

    3. La protectora de los animales (C.6573). Se trata de una mujer en la parte central, con un peinado/tonsura similar al de la figura descrita anteriormente, y que tiene a su alrededor una serie de animales, del mismo tipo que los representados en el panel anterior, probablemente grifos y a los lados aparecen elefantes. A sus lados aparecen dos ruedas hexapétalas, o flores de San Juan.

    4. El gigante del caldero(C.6574). Es una escena donde el personaje principal aparece en la parte izquierda de la placa. Es un gigante con un enorme caldero. Por la parte inferior una comitiva de guerreros con carnyx se aproximan a la figura del gigante. Al lado hay un perro o un lobo en posición agresiva. En la mitad superior el gigante coge a un soldado con las manos y parece que lo arroja al caldero. En esta parte, una comitiva de jinetes guerreros sale del caldero alejandose del gigante. Se cree que es el Dios Padre, el Teutates galo, que es representado con un caldero, y al que se le atribuye la capacidad de crear vida con una mano y quitarla con la otra. Muchas veces en forma de gigante.

    5. La batalla de los toros (C.6575). Esta placa fue llamada así por la representación de tres toros y tres guerreros entre ellos. Les acompañan perros o lobos entre las figuras, así como otras representaciones en el fondo. Se cree que puede tratarse de una representación del Tain (Olmsted)

    En definitiva, de qué estamos hablando.

    Nos hallamos ante un objeto ritual, un caldero de uso sacramental en algún tipo de ritual o sacrificio donde se han representado escenas religiosas y mitológicas. La pieza, de extraordinaria riqueza fue fabricada en plata de la más alta calidad. La teoría más aceptada es que se trata de un encargo de la tribu de los escordiscos a orfebres tracios. El caldero está hecho en una técnica de platería que los celtas desconocían, pero que era frecuente entre los tracios, y algunas de las escenas pertenecen a la tradición de estos pueblos.

    Se sospecha que es un objeto que no fue hecho de una sola vez, sino que tiene la huella de distintos orfebres. Una de las piezas más destacables, la que se ubica en el fondo del bol es posiblemente una reparación de una rotura del fondo del caldero (C.6563). Por cierto se considera una de las piezas más perfectas del mismo. Representa un toro tendido en el suelo. Tres lobos le acechan, junto a una mujer que blande una espada en la parte superior. Algunos autores consideran que es un disco de un cabezal de un caballo.

    Te puede interesar   Conferencia. Huellas prehistóricas en el Camín de los Santuarios. Alis Serna

    El caldero se descubre en Dinamarca, probablemente lejos del lugar donde se usó. Sabemos que los Cimbrios atacaron a los Escordiscos en el 118 a.C. y que después de luchar con los romanos volvieron a ocupar la península de Dinamarca, llevando consigo el caldero a sus territorios de orígen. (Nielsen)

    Fue desmontado en piezas y escondido en el fondo de una laguna poco profunda. Existen aquí dos teorías. Una dice que fue un ocultamiento de un robo. Sabemos que entre las tribus celtas, y probablemente las germanas, el castigo por robar ofrendas a los dioses era la muerte. Se trataría de una ocultación de un tesoro. La otra teoría defiende que es un depósito ritual, una ofrenda a los dioses, un acto que era común tanto a los celtas como a los germanos. Posiblemente un pillaje de la guerra que fue llevado al territorio danés.

    BIBLIOGRAFÍA

    NIELSEN, S. et alii. 2005. The Gundestrup cauldron: New scientific and technical investigations, Acta Archaeologica, 76: 1–58

    OLMSTED, Garrett S. 1976. The Gundestrup version of Táin Bó Cuailnge, in: Antiquity Vol. 50 Issue 198: 95-103. Cambridge University Press.

    TAYLOR, Timothy. 1992. The Gundestrup Cauldron, in: Scientific American 206 p
    84-89.

    JOUTTIJÄRVI, Arne. 2009. The Gundestrup Cauldron: Metallurgy and Manufacturing Techniques. Materials and Manufacturing Processes. 24. 960-966. 10.1080/10426910902988067.

    Artículo anteriorCómo llegó la cultura celta al noroeste de la Península Ibérica. El modelo de invasión frente al de imitación
    Artículo siguienteLa familia en la cultura celta

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí