portada
portada
Actualizado: 14 febrero, 2024

Una cuestión puramente personal, lo reconozco. También que es un poco friki tener un castro favorito del mundo mundial, pero qué le voy a hacer… Paseé por las murallas de módulos de Noega, admiré las callejuelas de Coaña, o el pequeño barrio romano de Mohías. También subí la cuestona (con una niña a cuestas) de Pendia, o me maravillé de la domus del Chao Samartin.

Ojo, que me impresionó el monte Trega tanto como al que más y lo considero un sitio espectacular, asi como otros yacimientos que he tenido la suerte de pisar (leches, si he estado en el coliseo de Roma y en Pompeya), pero nunca, repito, nunca tuve el buen rollo que me dió cuando entré por la puerta principal de la muralla del castro de Baroña cuando subí por sus escaleras perfectamente conservadas.

Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi

El castro de Baroña y yo estamos conectados por algo, (y eso es mucho decir por parte de un astur) 🙂

Se trata de un poblado ubicado en una pequeña península que cierra una pequeña playa por el este (Arealonga). En el único acceso al recinto hay que atravesar un itsmo, fuermente defendido por un sistema de muralla y foso.

Identificado como poblado en 1933 ya en un primer momento se le otorgó una importancia que superaba a la de Borneiro o Santa Tecla. La Punta do Castro fue estudiada por el Seminario de Estudios Galegos y posteriormente recibió varias intervenciones a lo largo del siglo XX. En este siglo la última intervención fue en 2015 con unas obras de consolidación de las viviendas, ya que es un lugar muy visitado.

Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi
Vista por la senda de acceso

El castro

Baroña es un castro marítimo situado en una península de 2.5 ha. En total mide unos 250 metros x 100 metros. Destaca sobre el paisaje circundante con un pequeño afloramiento rocoso en torno al cual se ubica la «acrópolis» del asentamiento. Se le supone una ocupación bastante corta, entre los siglos II a.C y el I d.C. y perteneció al territorio de los Celtici Praestamarici (Plinio IV). De hecho, cerca se conserva el topónimo Postmarcos, que se cree que hace referencia al etnónimo original

Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi
Vista del castro por el otro costado

El recinto fortificado

En el recinto fortificado, con doble muralla que deja un antecastro en el itsmo que lo une a tierra se encuentran un conjunto de unas 30 edificaciones circulares separados en tres espacios. Uno habitacional, al sur del castro, con un control visual sobre la ensenada que se despliega a los pies de la muralla meridional, y otro septentrional anexo al lugar donde se han documentado estructuras que parecen apuntar a un lugar de culto en el poblado accesible a través de una escalinata monumental.

Te puede interesar   El casetón de los moros. Arrabalde
Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi

Todo el recinto en sí es increíble. Aparte de las viviendas típicas de un castro, las rocas tienen huellas de haber sido trabajadas por todas partes. No es difícil imaginar la vida de este pequeño poblado marítimo, y la ensenada que forma la playa vio en días de bonanza salir a la mar alguna embarcación.

Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi
Piedra modificada en la parte más alta del castro

Desconozco si formó parte en algún momento de una ruta comercial, aunque no me extraña. En las excavaciones se documentó actividad metalúrgica que pudiera estar relacionada con el comercio. Históricamente no ha quedado muy claro de qué vivían los habitantes de Baroña. Por ejemplo se ha determinado que las tierras de cultivo más cercanas distan casi 1 km de la puerta principal de acceso. La carencia de agua potable en las cercanías es un factor decisivo a la hora de plantearse un poblamiento permanente en este lugar. La pesca y el marisqueo pudieron ser una base de sustento, pero lo cierto es que los restos encontrados hasta ahora no son excesivamente importantes tras cuatro excavaciones.

Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi
Vista desde las rocas

Está claro que dependían del exterior para su subsistencia. Por tanto se le ha supuesto un hábitat estacional, quizá dependiente de los recursos marinos y del comercio. También se le presupone un lugar de culto de cierta importancia entre los asentamientos cercanos, oq ue explicaría su falta de recursos. Posiblemente un observatorio solar, o astronómico, relacionado con elementos del paisaje importantes en la ría de Muros, como el Monte Louro.

Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi

Perdonad la calidad de las fotos, están hechas con un móvil viejillo en 2015, pero siempre las guardé y ahora encontré el sitio para sacar ese archivo (hay de todo) que tengo guardado en discos duros por casa 😀

Te puede interesar   Daños graves por una zanja en el yacimiento vacceo de Pintia
Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi

¿La acrópolis, un lugar de culto?

La posibilidad de un lugar de culto es seductora. Se plantea que la zona de la acrópolis haya sido utilizada con fines rituales. Podría contribuir a ello la evidencia de una escalera monumental a sus pies, así como diversas antropizaciones del afloramiento rocoso, como cazoletas, y rebajes desde los que se tiene una orientación visual con ciertas partes significativas del entorno. El problema es que la acrópolis del castro es difícil de perimetrar. En el 34 se indicó que había un muro que rodeaba este espacio, sin embargo hoy no está. Ha podido ser desmantelado, pero también es posible que se trate de un error. Para acceder a este sitio se sigue un camino con lajas de piedra que da a un mirador. A la derecha de este, se puede subir hasta la cima del afloramiento donde se ven las antropizaciones realizadas en la piedra. Posiblemente en torno a este punto se levantara una edificación hoy desaparecida de la que quedaría un suelo allanado y piedra suelta.

Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi

Se han hecho estudios de arqueoastronomía muy interesantes para explicar la posible funcionalidad de este lugar y su relación con petroglifos y puntos destacados del paisaje1

Estado actual

El lugar es uno de los más visitados de las rías Baixas galegas. No sólo eso sino que frecuentemente aparece, por desgracia, en las noticias, a causa de las agresiones que sufre su entorno (Seguro que recordáis lo que hicieron las madereras en el camino de acceso). Por tanto, el ayuntamiento de Porto do Son tiene prevista una actuación en los próximos cuatro años para proteger el entorno y consolidar las estructuras, ya que la actividad turística, unida a la acción de la vegetación del litoral y su exposición a las inclemencias del Atlántico lo han deteriorado bastante.

Te puede interesar   Recuperados 16 morteros de la explotación minera romana de El Figo, en Tapia de Casariego

Os dejo un vídeo que ayuda a entender muy bien el lugar. Espero que os guste el post y que me dejeis comentarios aquí o en nuestras redes sociales. Es mi castro favorito.

Baroña. El castro más bonito del mundo... para mi

Notas al pie y bibliografía

  1. Quintela, M. V. G., & García, A. C. G. (2016). Entre el cielo, el mar y la tierra: el santuario rupestre del castro de Baroña (Porto do Son, A Coruña). Gallaecia: revista de arqueoloxía e antigüidade, (35), 1-38.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí