El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, en la presentación de la Fortuna Balnearia en las Termas de Campo Valdés, Gijón / Xixón. Foto. Principado de Asturias
El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, en la presentación de la Fortuna Balnearia en las Termas de Campo Valdés, Gijón / Xixón. Foto. Principado de Asturias

El ara de la Fortuna Balnearia fue hallada en 1820 en el barrio de La Mortera, en Tremañes (Gijón/Xixón). La lápida es un bloque paralelepípedo de arenisca en la cual se distribuye un texto repartido en siete líneas, enmarcadas la superior por una cenefa moldurada y dos rosetones. En la parte inferior, bajo la cenefa igualmente moldurada, se representa un adorno geométrico de semicírculos concéntricos.

La traducción de la inscripción es la siguiente: T(itus) Pompeius Peregrinianus a(la diosa) Fortuna Balnearia, para su salud y la de los suyos.

Desde su descubrimiento hasta el pasado 20 de junio de 2024 ha pasado por diferentes ubicaciones y ha sido objeto de un áspero debate que tuvo un momento crítico en 2020 cuando se supo que la pieza iba a ser vendida en una subasta. Afortunadamente el asunto se resolvió con la adquisición de la pieza por parte del Principado, hace un año aproximadamente.

Por aquel entonces ya se anunció que estaría expuesta en las Termas de Campo Valdés, en Gijón en vez de en el Museo Arqueológico de Asturias. Ahora mismo forma parte de una exposición temporal, pero la voluntad del Principado, en boca del presidente Adrián Barbón, es que «permanezca en la ciudad de forma estable».

Al menos sabemos que no va a a salir de Asturias, lo que es una buenísima noticia para nuestro patrimonio gracias al esfuerzo de la Administración del Principado.

Te puede interesar   La arqueología castreña en Asturias recibe financiación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí