ASTURES Y ROMA

Roma declara oficialmente vencidos a los ástures en el 19 a.C. Esa fecha se ha aceptado, sino como el final de la cultura indígena ástur, como el principio de un cambio que no tuvo vuelta atrás. La integración en el mundo romano, la romanización, y la implantación en el territorio de nuevas formas de ocupación y producción.